Termosifón para ACS: tipos de modelos con energía solar

06 Febrero 2023 13:00 5 min

La potencia de la energía solar cada vez es mayor gracias a las nuevas tecnologías. Por eso mismo, el consumo de placas solares ha aumentado considerablemente. Aunque algunas personas crean que con la energía solar solo se puede producir electricidad, están muy equivocados.

El termosifón es un sistema que muchos consumidores están comprando para sus viviendas ya que consiguen calentar el agua sin necesidad de gas o luz. Como tú seguro que también quieres engordar el cerdito de los ahorros, aquí te vamos a contar todos los secretos de este novedoso sistema.

Qué es el termosifón ACS

Se llama termosifón solar a ese sistema que funciona intercambio de agua por temperatura que está calentada gracias a la energía solar. Básicamente se basa en las reglas físicas en las que las masas de agua se mueven en función de distintas temperaturas. Aunque parezca difícil no lo es tanto.

Dependiendo de si está caliente o fría, el agua tiene una densidad diferente (como si pesase diferente). El agua caliente tiene menor densidad que el agua fría, por lo que dentro de un circuito cerrado, la que tenga más temperatura subirá y la fría bajará para ocupar ese hueco, provocando el movimiento.

¿Cómo funciona el termosifón ACS?

El sistema de termosifón ACS utiliza dos sistemas de fluidos independientes para que se muevan las corrientes en función de su temperatura. Uno de los dos está conectado al acumulador en el que se calienta el agua por completo.

En el otro, el circuito está conectado a un panel solar térmico. La placa está unida también a unas tuberías ACS en las que dentro hay agua. Estas se suelen colocar de forma inclinada para que haya cierto desnivel para que suba o baje el agua en función de la temperatura.

Como es lógico, los paneles solares están abajo del todo para calentar el agua que llega fría y así suba a mayor temperatura y provoque esas corrientes.

Mientras tanto, en la parte alta del circuito es donde se coloca el acumulador por el que circula el serpentín del otro circuito. De ahí sale el agua que pasa por tu sistema de tuberías. Cuando los paneles solares calientan el agua, esta entra en contacto con la cámara y la calienta.

El efecto de esto es que el agua que había dentro también eleva su temperatura. A su vez, la cámara está conectada a una entrada de agua fría y otra caliente por la parte inferior y superior respectivamente.

Tipos de termosifón ACS para tu hogar

En nuestro país existen diferentes tipos de vivienda y eso hace que las necesidades sean completamente diferentes en unas que en otras. Para solucionar este problema y que todo el mundo tenga acceso a este sistema, se han desarrollado tres modelos de termosifón solar.

Termosifón ACS sin intercambiador

Este sistema también se llama “directo”. Se llama así por el flujo directo del agua fría llega hasta la cámara en la que se calienta y se acumula ahí. En el momento que se abre un grifo de agua caliente en tu casa, irá directamente desde el acumulador hasta tu baño o cocina.

Agua caliente grifo

Para que nos entendamos, el flujo de agua hacia el termosifón solo funciona cuando se activa un grifo. En el momento que se cierra, el agua se queda quita en el acumulador.

Termosifón ACS con intercambiador

Este sistema se utiliza cuando la cámara del acumulador está dentro de casa. Las tuberías del sistema cerrado reciben directamente el calor de las placas hacia el acumulador que está en el interior. Ahí se calienta continuamente el agua hasta que se necesite en concreto.

AdobeStock 180724142

Termosifón ACS con la circulación forzada

Este sistema que se utiliza cuando el agua no puede fluir de forma natural porque no se da la diferencia de altura. En este caso sí que hay una bomba que obliga al agua del sistema cerrado de tuberías a subir hasta el panel solar térmica.

Sigue siendo más eficiente que otros tipos de calentadores, porque usa la energía solar para calentar el agua. Pero, es cierto que el ahorro se reduce al contar con el gasto extra de energía para mantener el agua continuamente en movimiento para que el agua caliente esté siempre disponible.

Requisitos para tener un termosifón solar

Utilices uno u otro de estos sistemas, ten en cuenta que no cualquier persona ni hogar puede instalar este sistema para calentar el agua de tu casa.

Para empezar, tiene que haber diferentes niveles de altura para que el agua fluya sin problemas cuando cambie la temperatura. Además, tienes que disponer del espacio suficiente para colocar las placas solares en la parte baja del circuito.

placas solares

De esta forma, en el momento que el agua fría esté abajo, se pueda calentar y subir. Además, existen cuatro partes esenciales en el termosifón ACS solar. El primero es el circuito cerrado de agua, seguido del circuito abierto, el acumulador y el panel o placa solar térmico.

El acumulador y el panel solar son imprescindibles para que el sistema funcione, ya que si no se calienta ni se guarda, ya me dirás tú cómo llega el agua caliente a tu grifo.

¿Para qué sirve el termosifón ACS?

Vale vale, muy chulo el funcionamiento, pero para qué sirve te estarás preguntando. El termosifón solar te sirve para calentar el agua de forma natural con energía solar. Eso quiere decir que por las tuberías de tu casa habrá agua caliente sin tener que utilizar una caldera de combustión.

Utilizando el sol y la física de la temperatura hacen que el agua que calienten las placas salga por tu ducha sin costarte un solo euro (sin contar la inversión claro). Por un lado, no necesitas ninguna caldera para calentar el agua, y por otro no hace falta tampoco una bomba que la mueva.

caldera agua

Por tanto, el termosifón solar sirve para ahorrar dinero y optimizar recursos. Esto mismo es lo que convierte a este sistema en una estupenda alternativa a los calentadores de agua. De hecho, es la opción ideal para segundas residencias en las que no pasas muchas horas o hay difícil acceso al gas.

Teniendo todo esto en cuenta, podemos decir que el termosifón solar tiene las tres “B”: bueno (ecológica y segura), bonito (deja espacio libre en tu cocina porque está en el tejado) y barato.

Por tanto, si fusionas este método para calentar el agua de tu casa con una buena tarifa de luz, verás cómo poco a poco reduces tu consumo y los ahorros aumentan. En EnergyGO queremos ayudarte a conseguirlo cuanto antes, por eso te recomendamos que eches un vistazo a nuestras tarifas en la web o llamando al 900 622 700.

LO + TOP
Artículos relacionados