Ecosistema acuático y terrestre: tipos y cómo cuidarlos

22 Marzo 2024 13:00

Para proteger el medioambiente y la biodiversidad es necesario que velemos por la fauna y la flora. Vigilar su entorno y que no se vea afectado por nuestras acciones es uno de los modelos de acción. Si quieres ayudar al ecosistema acuático o terrestre, te enseñamos cómo cuidarlos y los tipos que hay.

Cuidar un ecosistema terrestre o uno acuático es diferente. Cada medio es diferente y necesita unas características propias. Además, existe dentro de cada categoría existen subgrupos muy distintos.

Esto lo podemos ver en el ecosistema terrestre con mucha claridad. Por mucho que haya tierra de por medio, no es lo mismo un desierto que el mar o los ríos. Cada uno de ellos necesita un cuidado diferente para que pueda seguir siendo tal y como lo conocemos.

Ecosistema acuático y terrestre: tipos y cómo cuidarlos

Antes de nada, es necesario conocer qué es un ecosistema. Se podría definir como el binomio de medio y organismos que viven, interactúan o se reproducen en una zona determinada.

Esta definición se puede quedar un poco vaga, pero es que este término es muy amplio e incluye a todos los animales, vegetación y seres vivos en general. Por eso, se suele hacer una división mayor.

Ecosistema acuático y terrestre: tipos y cómo cuidarlos

Por un lado, tenemos los acuáticos: estos son los que están rodeados de masas de agua. La mayoría de los que tenemos en el planeta son de este tipo.

En la otra cara de la moneda están los ecosistemas terrestres. Como seguro que ya te has imaginado, nos referimos a los que tienen tierra firme como el medio en el que vivir.

Tipos de ecosistema acuático

Dentro del medio acuático se suelen hacer distinciones entre otros dos tipos de ecosistema acuático. Hay muchos factores que influyen como la composición del agua o el nivel de luz que hay, pero se dividen entre:

  • Ecosistema marino: es el que tiene que ver con los mares y océanos. Se distingue también entre fótico y afótico, según si llega suficiente luz para hacer la fotosíntesis.
  • Ecosistema de agua dulce: en este caso hablamos de lagos, ríos, manantiales o el resto de las formaciones en las que se acumule agua.

Tipos de ecosistema terrestre

Hay mucha distinción entre los tipos de medios terrestres que hay. Esto es lógico y está muy influenciado por los diferentes climas o formaciones que tenemos en el planeta. Se dividen en:

  • Ecosistema forestal (bosques): es el que más presente tenemos en nuestro planeta si hablamos de tierra firme. A su vez, se distingue entre bosques de hojas frondosas o coníferas.
  • Ecosistema arbustivo (matorrales): también están muy presentes en la naturaleza y está compuesto por arbustos y plantas pequeñas de este estilo.
  • Ecosistema herbáceo (herbazales): son los que están formados por hierbas y un clima seco. Algunos ejemplos de este tipo son la estepa o la sabana.
  • Ecosistema de tundra: este tipo de medio está formado por musgos o líquenes y tiene un clima muy húmedo o frío. Normalmente, no suele haber más vegetación.
  • Ecosistema de desierto: se caracteriza por tener poca vegetación y escasa vida animal. También incluye el indlandsis, que se da en los polos.
  • Ecosistema artificial: hablamos del medio que ha sido modificado por las personas para vivir. Todas las ciudades y pueblos entran dentro de esta categoría.
  • Ecosistema microbiano: en este caso hablamos del hábitat en el que viven los microbios, en el que interactúan y que no podemos observar a simple vista.
  • Ecosistema mixto: este tipo es un poco complejo, ya que según el momento en que se encuentre puede ser terrestre o marino. Para que lo comprendas con más facilidad, hace referencia a los que se pueden inundar como los pantanos.

Cómo cuidar los ecosistemas terrestre y acuático

Ya sabes qué tipos de ecosistema existen y cuáles son sus características más básicas. Ahora bien ¿cómo los puedes cuidar para que no sufran daños? Hay varias formas de conseguir esto:

No tires residuos

Si hablamos de los ecosistemas marinos, es básico que si los visitas no dejes ningún residuo. El ejemplo más claro es que no tires bolsas o latas de refresco al ir a la playa porque pueden terminar en el mar.

Ecosistema acuático y terrestre: tipos y cómo cuidarlos

Reduce las emisiones de CO2

Reducir las emisiones de dióxido de carbono en la superficie es fundamental, ya que es uno de los principales responsables del aumento de la temperatura en el planeta.

No utilices pesticidas

En caso de tener un cultivo, no utilices pesticidas o fertilizantes que sean dañinos para la tierra a largo plazo. Esos productos pueden dañar el suelo y llegar hasta los océanos.

Apuesta por productos sostenibles

Apoya la pesca y la agricultura sostenibles siempre que puedas. De otra manera, se estará haciendo un gran daño (que muchas veces resulta irreparable) al medio que nos rodea.

Evita los incendios forestales

Siempre que vayas a hacer senderismo o estés en zona de mucha vegetación, ten cuidado y no enciendas ningún fuego. Un incendio puede provocar la pérdida de millones de árboles y la muerte de muchas especies.

Ecosistema acuático y terrestre: tipos y cómo cuidarlos

Reduce el consumo de papel

Otro de los métodos que puedes usar para evitar que se talen demasiados árboles es apostar por la digitalización. De esta manera, se consigue que no se gaste tanto papel.

Planta árboles

También puedes aportar tu granito de arena plantando árboles si visitas el campo. Es una gran línea de acción para luchar contra el cambio climático.

Cuidar los ecosistemas que tenemos en el planeta es clave para proteger la biodiversidad y cuidar del medioambiente. Esta lucha la podemos hacer todos desde casa y aportar nuestro granito de arena.

En EnergyGO estamos muy concienciados con el cuidado del medioambiente y la biodiversidad. Si tienes cualquier duda al respecto, entra en nuestra web o llama al 900 622 700 para que te la resuelvan nuestros expertos.

LO + TOP
Artículos relacionados