¿Qué es una distribuidora eléctrica?

24 Septiembre 2021 - Actualizado 21 Diciembre 2021

Una distribuidora eléctrica, también llamada distribuidora de luz, es la compañía propietaria y responsable de una infraestructura eléctrica.

Dentro de esta infraestructura incluimos cables, postes y todos los elementos necesarios para distribuir la luz desde el punto de origen hasta los puntos de consumo contratados.

En España las distribuidoras de luz están repartidas geográficamente, es decir que cada compañía está presente en la zona que tenga asignada.

Por tanto, el consumidor no puede escoger la distribuidora eléctrica, sino que tendrá que obtener estos servicios en la compañía que trabaje en su zona.

La distribuidora eléctrica es responsable de varios servicios adicionales, más allá de garantizar una distribución efectiva de la energía eléctrica.

Debe encargarse, por ejemplo, de las averías que se produzcan en la red eléctrica, normalmente fuera del domicilio.

Esta compañía también es responsable de hacer efectivas las altas y bajas que se produzcan del suministro de luz.

Entre sus responsabilidades, se suma también tanto el mantenimiento de los contadores eléctricos como también la lectura de los contadores, que luego será enviada a la comercializadora eléctrica.

¿Qué diferencia existe entre distribuidora eléctrica y comercializadora eléctrica?

Existe un poco de confusión entre lo que es una distribuidora eléctrica y las responsabilidades de una comercializadora eléctrica, ya que son tanto compañías distintas como responsables de funciones diferentes.

En primer lugar, diferenciamos el hecho de que las distribuidoras eléctricas no se pueden elegir, sino que tienen zonas asignadas en el territorio nacional. Sin embargo, el cliente sí puede escoger la comercializadora eléctrica que desee.

La comercializadora se responsabiliza de vender la energía eléctrica al cliente y de todas las gestiones necesarias para que la distribuidora pueda hacer llegar la luz a su domicilio, ya que entre sus responsabilidades está el transporte de la energía, el mantenimiento de la infraestructura y la medición del consumo.