Calefacción y batería: cómo afecta al coche eléctrico

25 Noviembre 2021 12:00 6 min

Pasado mañana será más común hablar en los talleres sobre la degradación de las celdas de las baterías que sobre el recambio de filtros o embragues que patinan. Sí, el coche eléctrico ya está aquí, y no solo para revolucionar el transporte privado. También viene con sus contras.

Al margen de opiniones personales sobre las sensaciones de conducción, una de las quejas que más se ha escuchado en los últimos años respecto a esta tecnología es la autonomía real que ofrecen las baterías. ¿Realmente ofrecen los kilómetros prometidos por Tesla y compañía?

Como ya sabrás, el protocolo WLTP, siendo mejor que el irreal ciclo NEDC, sigue ofreciendo cifras de autonomía en los coches de combustión algo irreales. Esto no es distinto a lo que le ocurre al coche eléctrico. ¿Por qué?

El problema es que estas pruebas se realizan en entornos controlados, que no siempre tienen en cuenta todos los factores reales que influyen a la autonomía: viento, inclinación, temperatura externa, calefacción.

Sí, no nos hemos vuelto locos. La calefacción en coche eléctrico también afecta a la autonomía de la batería. Al fin y al cabo hablamos de un sistema que funciona con un motor que también hay que mover con la misma electricidad.

Este es un tema que suele quedar tapado por polémicas como la de Filomena y los coches eléctricos, pero queramos o no, afecta al día a día de los conductores. Así que vamos al lío: ¿Cuál es el consumo de calefacción en el coche eléctrico?

Cómo funciona la calefacción en un coche eléctrico

Antes de meternos en consumos y eficiencias, es importante que expliquemos bien cómo funciona la calefacción en un coche eléctrico. Y es que aunque no lo creas, tiene un mecanismo bastante diferente al del vehículo de combustión.

Calefacción en el coche de combustión

En el coche de gasolina o diésel, el calor que expulsa la calefacción hacia el habitáculo es el que desperdicia el propio motor al funcionar. Recordemos que este es muy poco eficiente y que no llega a aprovechar ni el 50% del calor que genera. Todo eso lo aprovecha el coche por ahí.

Pero no llega hasta ti de forma mágica. Lo hace a través de tuberías con líquido refrigerante que van desde el motor hasta el radiador de calefacción. Al salir, ese aire está ya a unos 90 grados de temperatura.

Entra en contacto con la batería de intercambio del mismo radiador y tras pasar por ahí llega al habitáculo impulsado por el ventilador. ¿Qué pasa con la calefacción en un coche eléctrico? La premisa inicial que acabamos de ver ya no nos vale. O al menos no del todo.

Calefacción en el coche eléctrico

Lo que debería ser una ventaja es en realidad una debilidad de la calefacción en este tipo de vehículos. Hablamos de que la eficiencia del motor eléctrico es de más del 85%, y de que por tanto no hay calor suficiente del motor como para pasarlo a la calefacción sin más.

Por eso, tal y como explica Saúl López de ACEV, “la tecnología más reciente para abordar el confort dentro del habitáculo de los vehículos eléctricos utiliza bombas de calor, refrigerante vaporizado y nuevos diseños de los sistemas de flujo de refrigerante”.

Eso implica un funcionamiento más inmediato. Es decir, que la calefacción en coches eléctricos eleva la temperatura de los habitáculos al instante; no hace falta que conduzcas un rato para que empiece a salir aire caliente.

Desde Hyundai, por ejemplo, lo explican haciendo referencia a su propia bomba de calor. “Este sistema está compuesto por un compresor, un evaporador y un condensador, que capturan el calor residual que emiten los componentes eléctricos del vehículo y lo emplea para calentar el interior”.

Otras marcas en cambio apuestan por aprovechar el proceso de recarga de las baterías. Estas derivan parte de la energía introducida a través de emisores eléctricos para evitar que las propias celdas participen en el proceso.

Consumo de calefacción en un coche eléctrico: ¿real o ficción?

Sea cual sea el sistema elegido, va a consumir parte de la autonomía de la batería. Hay que pensar que, a no ser que aproveche parte de la energía del motor, todos los componentes del coche necesitan electricidad para funcionar.

Incluso suponiendo que tenemos un sistema como el de la marca coreana, que chupa energía térmica de todos los aparatos para canalizarla hacia el habitáculo, tenemos una bomba de calor que requiere de electricidad para funcionar.

El sistema utiliza el calor generado por los componentes, no solo de los módulos de electricidad —motores de tracción, cargadores a bordo e inversores—, sino también del paquete de baterías y del propio cargador interno, para convertir el refrigerante de líquido a gas”, relatan.

El gas de alta presión se descarga del compresor hacia el condensador y es convertido de nuevo en líquido. Este proceso genera energía térmica adicional que es recuperada por la bomba de calor y utilizada para calentar el habitáculo”.

En cualquier caso, cuando hablamos de la calefacción del coche eléctrico, lo hacemos también de un determinado consumo. ¿Cuánto? Como es algo que depende de mil cosas nos vamos a fijar en un experimento controlado.

¿Cuánto consume la calefacción en un coche eléctrico?

En FOE se subieron a un Smart Fortwo eléctrico para comprobar cuánto consume la calefacción en un coche eléctrico. Hicieron dos conducciones en un mismo tramo de 33 kilómetros controlado con 5-6 grados de temperatura ambiente.

  • Primera pasada: funcionaron con el modo ECO activado y la calefacción apagada.
  • Segunda pasada: mismo recorrido pero en modo Normal y con la calefacción encendida en Auto a 22 grados, junto a volante y asientos calefactables conectados.

En las dos pruebas se había cargado el coche al 100% e iban en él cuatro personas. Además se usó el control de velocidad para ir siempre al mismo ritmo. ¿Cuáles fueron los resultados? Es decir ¿cuánto consume la calefacción en un coche eléctrico?

La primera pasada se completó con un consumo de 16,5 kWh/100km y una autonomía restante de 88 km. En la segunda, con la calefacción encendida, el consumo fue de 19,6 kWh/100Km con una autonomía restante de 55 km.

Smart ED SMART ED
Temperatura
exterior
6ºC 4ºC
Distancia (km) 31 33
Neumáticos 165/65 R15 81T
185/60 R15 84T
165/65 R15 81T
185/60 R15 84T
Velocidad
media
59 66
Peso 1085 1085
kWh/100km 16,5 19,6
Autonomía
restante
30% 37%
Calefacción No AUTO 22ºC

Es decir que se consumió un 7% más de electricidad. Por lo que efectivamente, podemos afirmar sin lugar a duda que la calefacción en el coche eléctrico reduce la autonomía. En este caso en un 37%.

El coche eléctrico es el futuro de la movilidad; es lo que permitirá mantener el estilo de vida y la economía moderna sin destruir el planeta. Por eso, aunque tiene inconvenientes, desde EnergyGO apostamos firmemente por él.

Entra en nuestra web o llama al 900 622 700 y hazte con una tarifa que te permita cargarlo mediante energía 100% limpia y nacional.

LO + TOP
Artículos relacionados