Comparativa entre luces LED y bombillas tradicionales

12 Abril 2021 11:30 8 min

En la comparativa entre luces LED y bombillas tradicionales, las primeras parecen llevarse la palma en términos de ahorro energético, aunque suelen ser más caras de inicio.

Por eso es tan importante que conozcas las ventajas de ir sustituyendo tus bombillas tradicionales por luces LED poco a poco, aunque esto signifique una inversión inicial que parece mayor.

En realidad, acabarás por darte cuenta de que las luces LED son más económicas que las tradicionales, por el simple hecho de que suelen tener más horas de vida útil y consumir menos energía, lo que se traduce en un ahorro en tu factura de la luz.

Fundir antes que sustituir: la regla de oro de la migración a LED

Las bombillas tradicionales están siendo cada vez más reemplazadas por las bombillas LED. Como te decíamos antes, con las LED gastar menos es mucho más fácil porque, sin necesidad de cambiar tus hábitos de uso, al tener bajo consumo, notarás que pagas menos luz.

¡Pero alto ahí, vaquero! Antes de liarte a quitar todas las bombillas que tienes por casa y que todavía funcionan, para hacer una macro-compra de preciosas, ahorradoras y potentes LED, reprime ese ímpetu y piensa en la regla de oro de la migración a LED: nunca se tira una bombilla que aún funcione. Debes esperar a que deja de hacerlo para, entonces sí, llevarla al punto limpio y poner una LED en su lugar.

Comparación de consumo entre bombillas tradicionales y bombillas led

Si quieres saber cuánto consume una bombilla led y toda la información necesaria para alargar su vida útil, aumentar la capacidad de alumbrado y tener más dinero en tu bolsillo, fíjate en esto:

Las bombillas incandescentes tradicionales que usas de toda la vida tienen un mecanismo en el que seguro que te has fijado, porque está a la vista. Son esos "pelillos" de cobre que suenan cuando agitas la bombilla si esta está estropeada.

Este filamento interior, cuando enciendes la llave de paso para la energía, permite al foco brillar y generar calor, lo que para ti es "encender la luz".

Sin embargo, la tecnología led funciona completamente al revés.

Se suele decir que es un proceso frío, porque cuando los semiconductores (que pueden estar fabricados de diferentes materiales, como el galio, arsénico o incluso fósforo) reciben la energía, estos se estimulan por el movimiento de los electrones y lo que sucede es que se crean fotones (no, los fotones no son tus selfies en la playa); es decir, luz visible para el ojo humano.

Diciéndolo fácil, la diferencia visible es que una bombilla de led no cuenta con filamentos de alambre en su interior porque están diseñadas para proyectar luz solo en una dirección.

Imagínate una bombilla de las de toda la vida: son "redondeadas" y emiten luz y calor en una trayectoria circular.

Vale, pues las de led solo iluminan el ángulo de visión para el que estén diseñadas: 20º, 50º, 120º y solo de adentro hacia fuera, así que notarás que nunca se calientan tantísimo como las antiguas ni emiten tanto calor.

Ok, esto llevado a la práctica para entenderlo de forma simple es un tema de proporción: si una bombilla tradicional alumbra en círculo y se calienta a sí misma y una bombilla LED alumbra en una dirección concreta, lógicamente, podríamos decir que tiene "menos trabajo" o una tarea "más específica" y esto requiere menos esfuerzo.

¿Te acuerdas del concepto de "energía" que nos enseñaban de pequeños en el colegio? "La energía es la cantidad de esfuerzo necesaria para realizar un trabajo".

Entonces, si la bombilla LED tiene un trabajo más concreto y requiere, por tanto, menos esfuerzo para realizarlo, se deduce que gasta menos energía. Es el "matar moscas a cañonazos" aplicado al mundo de la iluminación.

Principales diferencias entre las bombillas LED y las bombillas tradicionales

Visto cómo se produce el consumo de ambas bombillas, el siguiente punto a considerar tiene que ver con las diferencias más importantes a la hora de comparar una bombilla LED con una bombilla tradicional. A bote pronto, son las siguientes:

1. El consumo y la eficiencia energética. Las LED son muchísimo más eficientes y tienen un consumo anual considerablemente más bajo.

2. Equivalencia en vatios. Las luces incandescentes necesitan muchos más vatios para generar la misma luz visible (lumen).

3. La tecnología desarrollada. Hay mucha más tecnología avanzada en las luces de led.

4. El precio. Las mejores bombillas inteligentes de LED son más caras, pero duran más tiempo, consumen mucho menos y todas sus características las convierten en la opción más rentable.

5. El diseño. Las opciones de LED son infinitas y pueden combinar perfectamente con lo que necesitas decorar, sin que pierdas calidad de visión en las zonas que precises.

6. Preocupación por el medio ambiente. La eficiencia medioambiental es mucho más respetuosa en las bombillas reciclables de tecnología LED, que además no contienen metales tóxicos en su composición (como el mercurio) y tampoco generan contaminación por infrarrojos.

7. Vida útil. La bombilla LED funciona un mínimo de 10 veces más que la tradicional incandescente, durante alrededor de 6 años a pleno uso.

¿Cuánto consume una bombilla led y qué ahorro se ve en la factura?

El ahorro de una bombilla LED, como todo, depende de su uso.

Por supuesto, siempre que leas una comparativa, tienes que pensar que quizá no se corresponde con tu uso habitual.

Sin embargo, puedes estar tranquilo: si instalas luces LED, vas a notar en muy poco tiempo lo mucho que se reduce tu factura de la luz.

Para comprobarlo con un dato, intenta visualizar el siguiente ejemplo.

Piensa que en tu hogar tienes 10 bombillas tradicionales.

¿Te interesaría saber cuánto ahorrarías si sustituyeses la misma cantidad de puntos de luz por sistemas LED? ¡Compruébalo y convéncete!

Para conseguir los mismos lúmenes, necesitas una potencia de 60 W en la bombilla incandescente y de 7 W en una LED. Si usas 7 horas al día estas bombillas, el consumo en la factura actual será de 4,2; si la sustituyeses, sería de 0,49.

Con el mismo precio de la electricidad, el gasto mensual sería de 14,71 € frente a 1,72 €, lo que supone en términos prácticos un ahorro del 88 % con bombillas LED.

Cuánta vida útil tienen las mejores bombillas inteligentes de LED

La vida útil de las bombillas LED es muy importante porque abaratan su coste inicial.

Aunque un artículo de estas características va a costarte muchos más euros cuando lo compres, tendrás mucho más beneficio económico al cabo del tiempo porque te durará al menos veinte mil horas, mientras que muchas incandescentes tienen una duración estimada de mil horas.

Ya solo por esto, la vida útil compensa su precio. Sin embargo, además de esto, también te vas a beneficiar de un ahorro de un 85% de electricidad.

Qué capacidad de alumbrado consigues al usar luces LED

A pesar de que a primera vista te pueda parecer que las luces LED son más débiles que las tradicionales, nada se aleja más de la realidad. Los alumbrados son dirigidos, pero no son menos potentes.

Además, en la actualidad, cuentas con una amplísima gama y variedad de luces. Esto quiere decir que vas a poder tener una LED cálida, si es lo que deseas, igual que una LED que ilumine más o que ilumine menos. Es decir, es como elegir el tipo de bombilla pero a lo bestia, porque hay muchísima variedad.

Por ejemplo, desde hace ya varios años la mayor oferta de decoraciones luminosas para Navidad están hechas de LED y son preciosas y mucho más variopintas que las de antañoConsumo luces navidadIncluso puedes completar tus puntos de luz habituales con otras soluciones como cortinas de LED o tiras de LED para aumentar la luminosidad en puntos estratégicos y, como las LED consumen muchísimo menos, aunque tengas más luces por casa, en la factura de la luz te seguirá compensando.

Tipos de bombillas LED

A propósito de diversificar el alumbrado de tu casa, es bueno que sepas que hay diferentes tipos muy comunes, de entre los que seguramente habrás oído hablar de los siguientes:

Según el color de la luz que emiten

  • Luz blanca con cierta sensación de iluminación hospitalaria.
  • Luz amarilla o cálida que no afecta a tu creación de melanina.
  • Luz azul que te permite ver mejor para estudiar. Aunque ojo con esta, que tiene ciertas contraindicaciones si se usa por períodos prolongados.
  • Luces de colores, cuya finalidad es principalmente decorativa, salvo en casos en los que tienen usos específicos. Por ejemplo, para el cuidado de algunos tipos de plantas exóticas.

Apliques o instalaciones LED Por su forma y función

La otra gran categorización tiene que ver con el diseño y el uso. Las más comunes son:

  • Bombillas LED, para un uso estándar en puntos de luz fijos en el hogar.
  • Apliques LED, de formas diversas, para enriquecer la iluminación del hogar en armarios, recibidores, marcos de espejo, etc...
  • Cortinas LED, comúnmente asociadas a la decoración navideña, pero que en ocasiones sirven para dar volumen y luz al hogar.
  • Proyectores LED, muy vistos en las habitaciones infantiles en forma de quitamiedos, para que alumbren por la noche de forma sutil y proyectando figuritas en paredes y techos.
  • Cables de luz LED, que suele ser hilos metálicos con muchos puntos de luz y su función es principalmente decorativa, en centros de mesa o para convertir objetos decorativos en luminosos al insertarse en boles, botellas o cualquier otro adorno.

Alimentar tus LED con energía 100% verde, como la de EnergyGO

Cuando decides dar un giro a tus hábitos de consumo eléctrico, en lo primero que piensas es en reducir el precio de tu factura de la luz. Está visto que eso se puede conseguir fácilmente implementando poco a poco un alumbrado LED en tu casa.

Pero también puedes ayudar al planeta si te aseguras de que la luz que llega a tu casa viene de fuentes verdes, renovables, es energía limpia. Desde EnergyGO ofrecemos esta garantía: si te vienes con nosotros, el compromiso que asumimos contigo es el de asegurarnos que toda la electricidad que llega a tu casa viene de fuentes lo más respetuosas posible con el medio ambiente.

LO + TOP
Artículos relacionados