¿Qué es el ciclo combinado?

24 Abril 2024 - Actualizado 09 Mayo 2024

Cuando hablamos de ciclo combinado lo hacemos de una forma de generar energía eléctrica mediante la unión de dos métodos termodinámicos, en los que participan el vapor de agua y el gas que emana de la combustión de una sustancia.

Este sistema aprovecha la energía cinética de las turbinas de gas y vapor de agua para obtener electricidad. De esta manera, en la planta en la que se lleve a cabo se consigue una mayor producción y rendimiento con respecto a una de un solo ciclo.

¿Cómo funciona el ciclo combinado?

El ciclo combinado se utiliza en centrales térmicas, que producen energía eléctrica mediante la unión de los dos sistemas termodinámicos. Esto hace que su funcionamiento sea más complicado que el de una central convencional en la que se utilice un sólo ciclo para producir electricidad.

Con el ciclo combinado, la actividad de la central térmica se inicia en la combustión del gas natural en una cámara determinada. La propulsión de esta quema pasa por una turbina y llega a un alternador. Mientras, los gases que se desprenden de la combustión del gas natural se aprovechan para calentar el agua y producir vapor. Este pasa por otra turbina diferente y, a su vez, por otro alternador.

La energía de ambos generadores hacen que se multiplique la producción de electricidad mediante el aprovechamiento del calor de uno de los procesos para llevar a cabo el segundo. Un sistema que ha revolucionado las plantas energéticas.

Partes de una central de ciclo combinado

Dentro de una central térmica de ciclo combinado destacan dos elementos: la turbina de gas y la turbina de vapor. Sin embargo, hay otro elemento que toma importancia en el calentamiento del agua y esta es la caldera de recuperación.

A continuación, se desglosan las partes más importantes que podemos hallar en este tipo de centrales.

  • Cámara de combustión: donde se quema el gas natural con el aire a presión.
  • Dos turbinas: la de gas natural y la de vapor de agua. En ambas se consigue la energía cinética.
  • Caldera de recuperación del calor: en ella se extrae el calor de la combustión del gas natural para calentar el agua en el segundo ciclo para conseguir el vapor de agua.

¿Qué beneficios tiene el ciclo combinado?

El ciclo combinado es una tecnología avanzada que aprovecha de manera eficiente dos tipos de generación de energía: la térmica y la gasificación. Esto no solo permite producir energía de forma más eficiente, sino que también contribuye a una menor emisión de gases nocivos al ambiente. Entre los beneficios principales del ciclo combinado, destacan:

  1. Mayor eficiencia energética: Al combinar dos ciclos de generación, el ciclo combinado logra convertir una mayor parte del combustible en energía útil.
  2. Reducción de emisiones: Comparado con métodos tradicionales, el ciclo combinado emite menos CO2 y otros gases contaminantes.
  3. Costos operativos más bajos: La mayor eficiencia se traduce en un menor consumo de combustible por unidad de energía producida, lo que ahorra costos a largo plazo.
  4. Flexibilidad operativa: Estas plantas pueden adaptarse rápidamente a las fluctuaciones en la demanda de energía, lo cual es vital para mantener la estabilidad de las redes eléctricas.

¿Qué diferencia hay entre cogeneración y ciclo combinado?

Aunque ambos términos pueden parecer similares, existen diferencias claras entre cogeneración y ciclo combinado:

  • Cogeneración: Refiere a la producción simultánea de electricidad y calor útil a partir de un solo proceso. Este método se utiliza frecuentemente en industrias y complejos residenciales para maximizar la eficiencia del combustible.
  • Ciclo combinado: Utiliza el calor residual de un ciclo térmico (generalmente de una turbina de gas) para generar vapor y producir energía adicional a través de una turbina de vapor. La principal ventaja es la alta eficiencia en la generación de electricidad sin producción simultánea de calor.

¿Cuánto cuesta un ciclo combinado?

El costo de implementar una planta de ciclo combinado puede variar significativamente dependiendo de varios factores como la capacidad de la planta, la ubicación geográfica, y la tecnología específica utilizada. Sin embargo, a grandes rasgos, los costos pueden desglosarse en:

  1. Costos de capital inicial: La construcción de una planta de ciclo combinado implica una inversión considerable, aunque esta se compensa con los ahorros generados por la alta eficiencia.
  2. Costos operativos y de mantenimiento: Aunque son más bajos en comparación con plantas convencionales, estos costos son recurrentes y necesarios para asegurar el funcionamiento óptimo de la planta.
  3. Costos de combustible: Dado que estas plantas pueden utilizar diversos tipos de combustibles, el costo puede fluctuar según el mercado global de energía.

La implementación de tecnologías de ciclo combinado en EnergyGO, combinada con nuestro compromiso hacia la energía verde y renovable, posiciona a nuestra empresa como líder en innovación y sostenibilidad. Utilizamos fuentes 100% renovables, asegurando que cada kilovatio de energía que producimos contribuye a un futuro más limpio y sostenible.