El metano de las vacas, ¿una fuente de energía alternativa?

15 Abril 2021 10:48 5 min

Pocas cosas tienen tan mala reputación como los pedos de las vacas, sospechosos habituales de generar gas metano que contamina porque impacta negativamente en el efecto invernadero; claro que, si ese gas metano nos resultase útil como fuente de energía alternativa y renovable, la reputación de las vacas daría un vuelco muuuu grande y posiblemente empezaríamos a mirar sus gases casi con cariño.

Cómo producen el metano las vacas

Que las vacas se tiran "pedos" contundentes es algo que todos hemos escuchado alguna vez. Pero, ¿esto es verdad? ¿Cómo es este proceso?

Sabemos con seguridad que el metano de las vacas se produce en su aparato digestivo. Lo que quizás no está muy extendido es que el metano no es el único gas que se produce en la pancita de una vaca. Y que los pedos no son la forma en la que lo echan fuera, según estudios recientes.

Resulta que las vacas tienen varios estómagos y uno de ellos se llama "rumen". El proceso de digerir alimentos en una vaca se conoce como "rumia", comienza en la boca y acaba en la evacuación, muy similar al resto de mamíferos, incluidos nosotros, los humanos.

Dentro del rumen, durante la rumia se generan gases producto de la fermentación de los alimentos. Uno de esos gases es el metano, destinado a salir, no por pedos como se suele pensar, sino por la exhalación de la vaca. Estas exhalaciones, según algunos veterinarios, se podrían comparar con los eructos de los humanos, sólo que en las vacas son bastante más frecuentes.

Dicho esto, se considera que una vaca puede generar unos 300 litros de metano al día. Esta cantidad, para que nos hagamos una idea, bastaría para hacer funcionar una nevera pequeña durante un día completo. Otras fuentes dicen que son unos 300 gramos de metano diarios por vaca. En cualquier caso, es gas altamente contaminante pero con potencial como energía renovable.

No solo las vacas producen metano

Un punto importante a considerar es que la rumia es común, como su nombre lo dice, a todos los rumiantes. Así que las vacas no tienen la exclusividad de echar metano al ambiente. También las ovejas y lo búfalos, por ejemplo, aunque en menor medida, expulsan este gas derivado de su proceso de rumia.

Energía renovable que no es energía limpia

Mucho cuidado con confundir la idea de energía renovable con la de energía limpia. El metano de los rumiantes es renovable mientras estos animales existan, pero también es altamente contaminante.

Para que nos hagamos una idea: 1 kilo de metano liberado a la atmósfera es tan malo como 25 kilos de CO2. Una vaca es capaz de producir 1 kilo de metano en solo 4 días.

Soluciones al problema del metano de las vacas

Desde hace varios años, en distintos sitios del mundo, se están buscando soluciones para que las vacas exhalen menos metano o, por lo menos, para controlar los daños colaterales de la rumia.

Ciertamente, las vacas tienen que comer y queremos que sigan existiendo. Además, la alimentación de los humanos tiene mucho de animal todavía y esto hace que las vacas sean, además de apreciadas, necesarias.

Entre las soluciones más aceptadas está la idea de dar suplementos alimenticios a las vacas para que tengan menos gases y, por lo tanto, echen menos metano a la atmósfera. Algunas de las pruebas indican que se puede reducir hasta en un 40% la cantidad de metano que produce cada animal.

Idea que, aunque útil, no está libre de controversia.

Por un lado, existe el miedo a que esta modificación afecte a la calidad de los productos alimenticios obtenidos de las vacas: por ejemplo, que la leche y carne "manipulados" por la presencia de estos suplementos tengan diferentes sabores o incluso puedan afectar la salud de quien los consume.

También genera miedo la idea de que estos suplementos hagan algún daño a las vacas. Teniendo en cuenta que cada vez más se lucha por los derechos de los animales, plantear una solución ambiental que pase por modificar su funcionamiento natural, es motivo de alerta al no saber si esta digestión "alterada" es dolorosa o deteriora la salud de los animales de alguna manera.

Sea como sea, el tema está sobre la mesa y ya existen algunas iniciativas para que las vacas no sean responsables del incremento de las emisiones de los gases de efecto invernadero y, entonces, del calentamiento global.

Usar el metano de las vacas como energía renovable

Se dice que solo con las vacas que viven en Galicia se podría dar energía a 30.000 hogares durante un año.

Con datos como ése en mente, hay una corriente de experimentos relacionados con las vacas y el metano que tiene que ver con aprovechar estas emisiones para generar energía eléctrica o para hacer funcionar los motores de explosión, muy propios de los coches que no son eléctricos.

¿Problema de estas iniciativas? Hasta ahora no se ha dado en la tecla con proyectos escalables y, sobre todo, respetuosos del bienestar animal. Se han hecho intentos pequeños que han demostrado que la idea de que el metano se puede reutilizar es correcta, pero falla el "cómo".

Aquí entra uno de los experimentos que más ruido ha generado: poner una mochila en el lomo de la vaca, con pequeños conductos que se enchufan a su intestino y recogen los gases para aprovecharlos luego. A día de hoy, esta idea no es viable ni técnica ni económicamente y aun así ha generado muchas opiniones.

Y es que suena cruel y para muchos lo es, porque no podemos saber realmente cuánto de incómodo y hasta doloroso es esto para la vaca, un animal que de por sí ya es explotado en ocasiones de formas éticamente cuestionables para muchas personas. Así que habrá que esperar a que aparezca algún avance que realmente permita aprovechar el metano se forma no invasiva para las vacas.

Energía renovable que sí es limpia

¡Buena noticia de verdad! Existe una opción para que empieces a tener energía renovable y limpia desde hoy.

Captura de pantalla 2020-12-10 a las 12.23.45

Pásate a EnergyGO, de Yoigo, donde te garantizamos que la energía que llega a tu casa es energía verde y 100% renovable.

Además, te enseñamos a consumir electricidad de manera más eficiente para que sólo utilices lo necesario. Porque si tú consumes menos, ganas en ahorro, y ganamos todos como sociedad al reducir nuestro impacto ambiental.

LO + TOP
Artículos relacionados