Cómo ser una empresa sostenible y eficiente con el medioambiente

03 Junio 2022 11:00 6 min

En el mercado actual las organizaciones compiten de forma diferente al que solías conocer. Los consumidores han cambiado la forma de elegir a sus marcas y esto te supone un reto. Esto puede ser una gran oportunidad para mejorar la sostenibilidad en la empresa.

Ser más eficientes y pensar en el futuro del planeta no es un capricho, la falta de recursos cada vez es más evidente y las corporaciones buscan convertirse en negocios sostenibles para mejorar su rendimiento ya demás dar una buena imagen a su público.

Y es que, los consumidores cada día están más informados y son más exigentes, no van a escogerte como proveedor si saben que realizas prácticas poco respetuosas con el medioambiente. De hecho, si tienes una empresa con desarrollo sostenible serás mejor valorada.

Plan estratégico medioambiental empresa

Por eso, si quieres seguir creciendo y perdurar en el tiempo a la vez que contribuyes a dejar un mundo mejor para las generaciones futuras, debes seguir los consejos que te daremos para apostar por la sostenibilidad empresarial sin perder rentabilidad, todo un win-win.

Pero ¿es compatible la sostenibilidad con la rentabilidad de una empresa?

El futuro será sostenible o no será. La ONU ha impulsado la Agenda para el Desarrollo Sostenible que plantea 17 objetivos ideados para cumplir como máximo en 2030. Incluye aspectos como la lucha contra la pobreza, desigualdad y degradación medioambiental.

El ámbito organizacional de una empresa se mide en tres dimensiones:

  1. Económica: las empresas sostenibles tienen que ser rentables
  2. Ambiental: la gestión de recursos debe ser responsable para reducir la huella medioambiental
  3. Social: Puede ser incluso la que más te interese porque al fin y al cabo es la que te genera ganancias. Como empresa tienes una relación innegable con la sociedad y por ello tu impacto tanto en los empleados como en los clientes tiene que ser comprometida.

La rentabilidad de una empresa no se mide solo utilizando los criterios económicos. Eso no hará a tu negocio ni perdurable ni lo convertirá en un ejemplo de empresa sostenible. Los estándares deseados generan un impacto positivo a largo plazo.

Entonces ¿por qué es importante lograr una empresa y desarrollo sostenible?

El cambio en la organización orientado a la sostenibilidad empresarial que hagas supondrá poner en marcha nuevas prácticas en tu gestión, sistemas y procesos. No te olvides de mentalizar también a todos tus trabajadores del nuevo rumbo, también son importantes en el cambio.

Los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) impulsados por la ONU tenlos en cuenta a la hora de realizar el cambio. Con los consejos que te daremos sabrás cómo definir tu nueva hoja de ruta para llegar a los objetivos que estén a tu alcance.

Según el sector de actividad, valor o filosofía de tu empresa puedes implicarte de diferente forma. Eso sí, date prisa, pues casi el 80% de las empresas en España ya menciona los ODS en sus informes anuales, superando la media internacional.

Motivos para realizar una buena estrategia de sostenibilidad

Seguro que piensas en ecología cuando hablamos de sostenibilidad, pero ojo porque este término incluye tanto lo social como lo económico y lo ambiental.

El concepto de rentabilidad no solo mide si tu negocio produce suficientes beneficios, sino que tiene en cuenta otros factores. La responsabilidad social corporativa (RSC), la calidad del empleo, la integración social y la protección del medioambiente por ejemplo.

Aquí te indicamos algunos de los motivos por los que una estrategia bien planteada puede ser una ventaja competitiva para diferenciarte de tu competencia:

  1. Te permite mejorar tus resultados económicos usando eficientemente los recursos.
  2. Ofrecerás un mayor valor a los inversores, accionistas y clientes.
  3. La posibilidad de fidelización también aumentará al mejorar la reputación de tu negocio.
  4. Serás capaz de atraer y mantener nuevos talentos.

Queramos o no, para el éxito de una empresa también necesitamos aceptación social. Al igual que la rentabilidad de una empresa pasa, ineludiblemente, por la sostenibilidad.

Consejos para comenzar el cambio hacia la empresa sostenible

Para las grandes empresas no supone un problema ya que tienen grandes equipos.¿Es imposible que una pyme se pregunte cómo ser sostenible? No.

Lo primero que debes hacer es analizar cuánta cantidad de recursos consume tu empresa y detectar dentro de tu cadena de valor cuáles son los puntos menos eficientes. Con un correcto análisis de situación te será mucho más sencillo adoptar las nuevas mecánicas.

1. Controla y disminuye el consumo energético

La reducción de consumo energético es el primer punto que tú y todo el equipo debéis tener en cuenta. Promueve e incentiva nuevos hábitos más eficientes, (ajustar la temperatura de tu local u oficina), ahorra con el aire acondicionado o instala nuevos termostatos inteligentes.

2. Selecciona tus proveedores

La contratación de proveedores debe ajustarse a tu nueva filosofía. Escoge empresas que tengan un compromiso ambiental y preferentemente proveedores locales o de proximidad. Así fomentas el crecimiento de pymes y reduces la huella de carbono en el transporte.

3. Promueve la utilización de medios de transporte sostenibles

No es barato, pero invertir en vehículos híbridos o eléctricos es una buena apuesta a largo plazo. Más enfocado a empresas de reparto o que tienen servicio a domicilio. Fomenta entre tu equipo el uso de coche compartido o transporte público para acudir a la oficina.

personas compartiendo coche

4. Ahorra papel

El papel lo usamos diariamente en todas las empresas, pero genera problemas bastante graves como la deforestación. Por ello utilizar papel reciclado o directamente el uso de sistemas de cambio de archivos digitales es mucho más eficiente para el planeta y tu economía.

5. Gestiona eficientemente los residuos

Las “3R” son la clave para mejorar la gestión de tus residuos. Reduce el volumen de desperdicios generados. Reutiliza los recursos que ya tienes y Recicla si no puedes realizar las dos opciones anteriores.

6. Promociona la educación y formación ambiental

Invierte tiempo en charlas y campañas de educación y formación ambiental para tus trabajadores. De esta manera será más fácil su adaptación a los nuevos métodos de trabajo que instaures.

7. Integra el ecodiseño

La idea es concebir tus productos o servicios desde un punto de vista ambiental. Básicamente que todo el mobiliario de oficina que compres esté producido con materiales de fuentes renovables, tengan etiqueta de eficiencia energética, etc.

8. Colabora con acciones de sociales

Las colaboraciones con entidades locales que realicen acciones destinadas al beneficio socioambiental de tu comunidad pueden beneficiar tanto a la imagen de la marca y la percepción en el público mientras mejoras la situación de una infinidad de personas.

grupo chocando la mano con guantes de jardineria

Rentabilidad sostenible y viceversa

En un futuro muy cercano, casi todas las empresas seguirán estos pasos y se convertirán en un negocio sostenible. Esto te hará resaltar entre los consumidores y reducir costes a corto plazo. Por eso decimos que rentabilidad y sostenibilidad van de la mano.

Ahora ya no tienes excusa, apostar por la sostenibilidad es posible en todos los sectores y no es cuestión de elección; es supervivencia y rentabilidad a largo plazo. Ahorrar costes, posicionarse bien y cumplir con las exigencias del consumidor, todo ventajas.

Si quieres más ayuda en el paso hacia un mundo mejor y más verde deja que EnergyGO te acompañe. Entra en nuestra web o llama al 900 622 500 y hazte ya con la electricidad que te permitirá recortar el presupuesto energético y además ayudar al medioambiente.

LO + TOP
Artículos relacionados