Purgar el suelo radiante: guía para la calefacción

23 Febrero 2022 12:00 4 min

Si lo piensas, el suelo radiante no deja de ser un radiador gigante. Lo que pasa es que, en lugar de haber un emisor conectado al sistema de tuberías, toda la planta del suelo de la habitación cumple ese mismo papel. Por lo demás, no hay ninguna diferencia.

Eso quiere decir que tanto el suelo radiante como los radiadores tienen las mismas necesidades de mantenimiento. O bueno, al menos unas muy similares. Por eso no debe extrañarte que hablemos de purgar el suelo radiante.

En este tema no importa de qué tipo sea la calefacción. Si tienes una caldera de toda la vida, una de condensación o una moderna bomba de calor por aerotermia. El dispositivo modifica la generación de energía, pero no su transmisión a la vivienda.

Ojo, si tienes un suelo radiante eléctrico, no tendrás que realizar este proceso. Solo es necesario cuando de por medio hay un sistema de tuberías. Esta otra opción utiliza mallas trenzadas con resistencias, por lo que no pueden acumular agua en su interior.

De todas formas, la calefacción de este tipo más común no es la eléctrica. Así que lo más seguro es que te interese saber cómo purgar el suelo radiante. Más que nada porque no es un tema del que se hable mucho cuando se dejan de lado los radiadores clásicos.

Por qué purgar el suelo radiante

Como ya hemos dicho, las tuberías de agua caliente que conforman el suelo radiante también pueden acumular aire. Si ocurre esto, la cantidad de líquido dentro del mismo será menor, y el calor generado dejará de repartirse de forma homogénea por la estancia.

A diferencia de lo que ocurre con los radiadores, saber cuándo hay que purgar el suelo radiante es mucho más complicado. Aquí no vas a poder tocar ningún emisor para comprobar si calienta o no. La detección es bastante más intuitiva y compleja.

Cómo purgar los radiadores de casa

Lo más probable es que al tener suelo radiante en casa, camines normalmente descalzo por las habitaciones. Esto te permitirá detectar la zona del piso que está más fría al contacto. Ahí es donde se está produciendo la acumulación de aire, y por tanto no hay agua caliente.

Te puede parecer una tontería menor, pero es un asunto que puede provocar un aumento del 40% o 50% en el consumo. Y es que, al conseguir menos calor con la misma cantidad de energía, tenderás a tener el suelo radiante encendido mucho más tiempo y a más temperatura.

Cada cuánto tiempo hay que purgar el suelo radiante

Por lo general basta con que lo hagas una vez al año, justo antes de que comience la temporada de frío. Es probable que durante la primavera y el verano el sistema haya acumulado bolsas de aire por la propia porosidad de las tuberías.

También es frecuente encontrar suelos radiantes que no se han recargado de forma adecuada. Es decir, que al momento de introducir el agua en el sistema se dejó colar una pequeña cantidad de aire que no hay podido escapar por ningún sitio desde entonces.

Así que a rasgos generales, es recomendable que te marques en el calendario una semana al año para lidiar con esto. Purgar el suelo radiante va a evitar que las tuberías se corroan, que la calefacción haga ruido cada vez que la enciendes o que se produzca cavitación en las bombas de circulación.

Esto es, que se generen explosiones en los puntos del sistema donde la presión es inferior a la del líquido bombeado. El proceso genera burbujas de vapor que, obviamente, añaden más aire al suelo radiante.

Cómo purgar el suelo radiante

Antes de seguir leyendo tienes que saber una cosa: no siempre hay que purgar el suelo radiante. Sí, sí, tal y como lo estás leyendo. Cuando la instalación se ha hecho de forma correcta el sistema es capaz de autorregularse sin intervención.

Lo normal es que en la caja de colectores, que se encuentren en una posición más elevada al resto de componentes, cuenten con un purgador automático. En este caso te habrás librado de una buena, porque pulsando un simple botón conseguirás expulsar el aire del sistema.

¿Qué pasa si el purgador es manual? Aquí viene el lío. Olvídate de todo lo que sabes sobre purgar los radiadores de casa. Para purgar el suelo radiante hay que seguir un proceso diferente porque los emisores no están accesibles a simple vista (bajo el suelo).

Para ello empieza localizando la caldera y poniendo la bomba de circulación a velocidad III. A continuación aumenta la presión de la caldera simplemente utilizando su propia interfaz (busca un botón o un comando en la pantalla). Súbela hasta los 3 bares y cierra todos los circuitos del sistema menos uno.

El que dejes abierto debes asegurarte de que lo está totalmente. Al aumentar la presión obligarás al aire a recorrer las tuberías para terminar encontrando esta vía de escape. Déjalo así durante al menos 5 minutos y comprueba que el oxígeno está evacuando. ¡Y ya está!

Cuando termines no te olvides de bajar la presión a su nivel normal y de corregir la velocidad de la bomba de circulación. Todo estará bajo control y la calefacción funcionará a pleno rendimiento.

Como ves, purgar el suelo radiante no es un proceso nada complicado. Si los expertos suelen recomendar llamar a un técnico para hacerlo es porque los usuarios tienden a equivocarse y acaban agravando el problema. Reparar un sistema así es bastante caro, así que ándate con cuidado.

En EnergyGO apostamos por la transparencia absoluta para que pagues solo por lo que consumes. Entra en nuestra web o llama al 900 622 500 y hazte con la energía 100% limpia y nacional que se merece tu suelo radiante.

LO + TOP
Artículos relacionados