Movilidad sostenible: Ejemplos para las ciudades del futuro

15 Junio 2022 - Actualizado 24 Febrero 2023

Ni coches voladores ni robots; las ciudades del futuro se caracterizarán por la movilidad sostenible. El coche de combustión dejará paso a alternativas comunitarias mucho más respetuosas con el medioambiente. Será una cuestión de vida o muerte, no una utopía.

Los efectos del cambio climático cada vez son más visibles en todo el mundo y lo que hasta hace bien poco eran promesas ahora se están convirtiendo en planes concretos. ¿Que las empresas son las que más contaminan? Sí, pero su adaptación es más costosa.

Por eso el foco ahora está puesto en la contaminación más manejable. Es decir, el transporte por carretera. El Pacto Verde de la Unión Europea busca la neutralidad de carbono para 2050. ¿Sabes que supone eso? Nos acercamos a la movilidad sostenible.

Emisiones CO2
Emisiones mundiales de CO2 de 1995 a 2021 | Statista

De acuerdo con Eurostat, en 2020 (última fecha registrada) el transporte fue el responsable de casi un tercio de las emisiones de GEI en España. Afinamos un poco más: la ONU dice que un 54% de la población mundial vivía en ciudades en 2019. ¡En España un 77%!

La masificación en urbes se presenta sí como el principal reto a atajar en las próximas décadas. Eso implica reconsiderar cómo están construidas las ciudades actuales; descabalgar al automóvil privado como eje vertebrador del urbanismo contemporáneo.

Así que ya va siendo hora de quitarnos de la cabeza "Regreso al futuro" para proyectar cómo será la movilidad sostenible de las ciudades del futuro. Y ojo, porque esto está mucho más cerca de lo que parece.

Qué es la movilidad sostenible

No tiene mucho misterio. La movilidad sostenible es aquel transporte de mercancías y/o de personas que no tiene impacto sobre el medioambiente. Es una gestión de los flujos urbanos eficiente y responsable que busca el beneficio de todas las partes.

Con ella se persigue que una persona pueda llegar del punto A al punto B en el menor tiempo posible, con emisiones cero y reduciendo al mínimo las consecuencias de todo tipo sobre terceros. Dicho así parece muy, muy importante para el planeta ¿verdad? Lo es.

Según la AEMA, al año se producen unas 30.000 muertes prematuras en España relacionadas con la polución; 500.000 en Europa y 3 millones en el mundo. 9 de cada 10 personas viven en zonas en las que se superan los 20mcg/m³ de partículas PM10 fijadas por la OMS.

contaminación Madrid
contaminación Madrid

Pues aunque parezca sorprendente, la movilidad sostenible no es uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Sí está presente indirectamente en muchos de ellos, pero no constituye un punto propio de acción. Por eso los Gobiernos lo incluyen en sus planes.

Se calcula que en 2030 el tráfico habrá superado ya los 80.000 millones de pasajeros - kilómetros en todo el mundo. A nadie le extraña así que las políticas estén apuntando al mismo sitio. ¿Sabías que la Agenda 2030 incluye estrategias para la movilidad sostenible?

Estrategia de Movilidad Segura, Sostenible y Conectada 2030

La Estrategia de Movilidad Segura, Sostenible y Conectada 2030 aprobada por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA) prevé el desarrollo de 8 ejes estratégicos, más de 40 líneas de actuación y más de 150 medidas concretas en la próxima década.

Eje 1: Movilidad para todos

Busca ofrecer soluciones de movilidad sostenible alternativas al vehículo privado, garantizar la movilidad las personas con discapacidad y, promover el desarrollo urbanístico centrado en la cercanía y la autonomía del ciudadano.

Eje 2 : Nuevas políticas inversoras

Para asegurar una financiación suficiente de infraestructuras y servicios de transporte necesarios de movilidad sostenible. El plan incluye revisar las prioridades de inversión en materia de transporte pensando en la rentabilidad social.

Eje 3: Movilidad segura

No es solo moverse sin contaminar, sino también hacerlo de manera segura. Este punto persigue reforzar la inversión en mantenimiento y conservación, crear organismos de investigación técnica de accidentes e incorporar la tecnología para mejorar la seguridad.

Eje 4: Movilidad de bajas emisiones

Pues lo que ya sabemos; incrementar la eficacia y eficiencia de los transportes, reducir el consumo de energía y limitar la contaminación atmosférica y acústica, así como impulsar la descarbonización de la economía mediante la electrificación.

Eje 5 : Movilidad inteligente

¿Sabes que el Big Data será crítico en las ciudades del futuro? Este punto mira hacia ahí para mejorar la experiencia del usuario, gestionar las infraestructuras de forma inteligente, impulsar la I+D y reforzar la seguridad y protección de datos.

Eje 6 : Cadenas logísticas inteligentes e intermodales

La intermodalidad es el transporte de mercancías a través de distintas cadenas de movilidad; que un solo producto llegue al súper viajando en barco, camión y tren, por ejemplo. Se buscará potenciar priorizando el ferrocarril y la digitalización.

Eje 7 : Conectando el mundo y conectados a Europa

El conflicto de Ucrania ha avivado la presión por la independencia energética de Europa. Esto pasa por crear un espacio único de transporte, conectar puertos, fábricas, aeropuertos y demás puntos lógisticos con la TEN-T, y construir infraestructuras transfronterizas.

Eje 8: Aspectos sociales y laborales

Todo plan necesita apoyo, y eso pasa por fijar una política de sensibilización y concienciación sobre la movilidad sostenible, abordar el tema formativo y laboral del sector del transporte y visibilizar el papel de la mujer en la industria.

Cómo será la ciudad del futuro con la movilidad sostenible

Llegamos al tema que nos interesa: ¿cómo serán las ciudades del futuro? En 2050 no conviviremos con robots pero sí que estaremos rodeados de soluciones eficientes y sostenibles. Si vives en Madrid, por ejemplo, dejarás de ver la famosa "boina" de contaminación.

boina madrid
El Confidencial

Es complicado predecir cómo se llegará hasta ahí; nadie sabe qué tecnologías nacerán como resultado de la innovación y las inversiones de las empresas en transporte. Pero podemos ir ya haciéndonos una idea con fenómenos ahora todavía minoritarios.

Carsharing

¿Te suena eso de compartir el coche? Lo de BlaBlaCar se trasladará a las ciudades para el día a día. Es decir, que además del transporte público tradicional seguirá habiendo empresas de transporte pero con una eficiencia muy superior.

Tendrás flotas disponibles en todo momento para moverte de forma sostenible. Será como pedir taxis pero compartidos con otros usuarios. Ah, y por supuesto que todos los vehículos serán eléctricos.

Nuevos vehículos eléctricos

La idea es que se extiendan los microcoches, esos que ahora se catalogan como vehículos de segmento A. Es trasladar el concepto del Kei Car japonés a España y en una escala enorme.

Te estarás moviendo por la ciudad con un coche 100% eléctrico que apenas ocupa espacio, se aparca en cualquier sitio, y no presenta diferencias de comodidad con las motos actuales.

Puntos de recarga

En las ciudades del futuro habrá más puntos de recarga que número de gasolineras actuales. Podrás recargar tu vehículo eléctrico en casi cualquier calle, y así moverte sin preocuparte por la autonomía.

Se estima que España necesitará para 2030 unos 120.000 puntos de recarga en vías públicas; en 2050 ese número se habrá doblado o incluso triplicado. Con ello el principal freno del coche eléctrico entre usuarios sin garaje propio desaparecerá.

puntos de recargas coche electrica

Más zonas peatonales

Las ciudades dejarán de estar orientadas al coche y pasarán a volcarse hacia las personas. Las grandes avenidas cambiarán el asfalto por los parques y las aceras, el tránsito a pie será mucho más seguro y hasta los niños podrán salir del colegio sin miedo.

Esto, por supuesto, hará casi imposible la movilidad en coche tradicional por el centro de las urbes. El efecto secundario será igualmente positivo, con el transporte público redoblando afluencias.

Autosuficiencia energética

Las ciudades serán capaces de abastecerse con electricidad sin depender de agentes externos. Lo normal será ir por la calle y ver por todas partes marquesinas con paneles fotovoltaicos, parkings y edificios públicos con microgeneradores de energía eólica y soluciones similares.

Bicicletas eléctricas

Habrá más personas montando en bicicletas eléctricas que caminando por la calle. Este medio de transporte será el auténtico rey de la movilidad sostenible en las ciudades del futuro; todo estará lleno de puntos de recarga y de estaciones de alquiler.

Obviamente, las urbes con desnivel lo tendrán más complicado. Por delante todavía queda que los fabricantes encuentren un tipo de batería más eficiente que la de iones de litio. Las soluciones podrían pasar por los iones de sodio, zinc-aire o incluso fluoruro.

Alumbrado a demanda

El primero paso fue sustituir todas las bombillas por LED. Eso ya ha permitido a las ciudades españolas ahorrarse en torno al 70% de la factura eléctrica destinada al alumbrado público. Lo siguiente será dotar a farolas y demás emisores de inteligencia.

Así es. En las ciudades del futuro las luces de la calle se encenderán y apagarán según el tránsito de personas. Es el concepto de la luz de tu portal de casa, pero extendido a toda la urbe. Lo mismo para semáforos y casi cualquier elemento con consumo.

Big data

Es justo por esto por lo que se dice que las ciudades del futuro serán inteligentes. Todos los sistemas públicos estarán alimentados por fuentes incansables de información. El Big Data conseguirá que hasta las tapas de las alcantarillas estén optimizadas.

Para ello las calles estarán repletas de sensores y dispositivos interconectados. ¿Te suena lo del Internet de las Cosas? Pues de eso hablamos. Las apps vinculadas a estos sistemas permitirán a los responsables gestionar las ciudades de forma más eficiente. ¡Adiós atascos!

Nuevo urbanismo

Para que las personas no tengan que desplazarse muchos kilómetros en coche todos los días se reconsiderará el tema de las ciudades dormitorio y las capacidades habitacionales de las urbes.

El extremo de esta idea pasa por las supermanzanas; grandes conjuntos de edificios en cuyo interior no se permite la circulación de vehículos. En Barcelona ya se está investigando cómo hacer esto con células de 400 por 400 metros. El peatón recuperará la ciudad.

Autobuses eléctricos

Los autobuses serán los primeros en alcanzar las emisiones cero. Los expertos estiman que en 2025 las ciudades ya solo comprarán modelos eléctricos. Es algo que se puede observar en casi todas las capitales de provincia españolas.

Estos vehículos se beneficiarán de la reducción de tráfico general y permitirán ofrecer una alternativa interesante de transporte al metro y el tren para los ciudadanos. Tendrás rapidez, eficiencia y comodidad al alcance de tu mano.

Nuevo transporte de mercancías

Las furgonetas, los camiones de reparto y demás soluciones logísticas en ciudades se sustituirán por alternativas sostenibles: sistemas robotizados, furgonetas autónomas e incluso drones. Lo del reparto en bicicleta será incluso más frecuente que en la actualidad.

Visto lo visto ¿la movilidad sostenible depende solo de la tecnología? Por supuesto que no. Tanto particulares como empresas y administraciones tendrán que coordinarse para facilitar y adaptar los hábitos personales y económicos de las urbes actuales.

Las esperanzas ahora andan puestas en el Plan Nacional de Energía y Clima (PNIEC), la Ley de Cambio Climático, y, por supuesto, la nueva Ley de Movilidad Sostenible. El futuro está mucho más cerca de lo que parece y la sostenibilidad urbana también.

Mientras llega puedes ir equipándote con lo necesario para vivir sin impactar al medioambiente. Entra en nuestra web o llama al 900 622 700 y hazte con la energía 100% sostenible y nacional de EnergyGO.

LO + TOP
Artículos relacionados