¿Cuál es la temperatura óptima de la calefacción en grados?

08 Noviembre 2021 - Actualizado 16 Diciembre 2021

No se trata de una cuestión subjetiva. Evidentemente, cada persona prefiere una temperatura de la calefacción. Pero a la hora de pensar en ajustar bien el termostato, lo que hay que hacer es dejar de lado los gustos personales y pensar en las necesidades mínimas ajustadas al gasto energético.

Es decir, que puede encantarte estar todo el invierno paseándote en manga corta y descalzo con los radiadores a 26 grados. Pero eso no quiere decir que sea la temperatura óptima de la calefacción. ¿Y cuál es exactamente?

Pues aunque depende del tamaño de la vivienda, del grado de eficiencia energética que tenga a nivel de aislamiento, y del frío que haga en la calle (no es lo mismo vivir en Valencia que en un pueblo de Zaragoza), hay cierto consenso entre los expertos.

El objetivo es conseguir lo que IDAE define como “bienestar térmico”. No vamos a entrar en cuestiones biológicas y químicas, pero a grandes rasgos, consiste en mantener una temperatura corporal adecuada en base a la actividad realizada, el metabolismo y la ropa que se lleve.

Por ejemplo, se acalora una persona cuando hace un esfuerzo o un ejercicio físico, o cuando está febril, o ingiere una comida copiosa, y lo combate, bien disminuyendo el aislamiento, aligerando su ropa, o bien modificando la temperatura y/o velocidad del aire que le rodea”.

Es en ese último punto en el que podemos intervenir apostando por una temperatura óptima de la calefacción. Pero claro, la cosa se complica cuando en vez de una sola persona, hay varias en una misma casa. ¿Cómo lograr que estén todas igual de cómodas? Para eso existen las medias.

A dicho fin, en este artículo queremos averiguar a cuántos grados debe estar la calefacción. Vamos, definir qué temperatura es la óptima para los radiadores y poder así recortar las facturas del gas durante el invierno.

Cuál es la temperatura óptima de calefacción

De acuerdo con el organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, la temperatura adecuada de la calefacción en invierno está entre los 21°C y los 23°C. ¿Y ya está? Ni mucho menos.

Ese rango se corresponde a un nivel de humedad y de actividad física concreta. Cuando decimos esto último, “actividad física”, no nos referimos a estar saltando y corriendo en casa o la oficina, sino a un simple ajetreo que eleve las pulsaciones y acelere el metabolismo.

En cualquier caso, mantener el termostato entre los 21°C y los 23°C te va a permitir mantener ese confort térmico sin gastar dinero innecesariamente. IDAE se apoya en el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), para definir estos datos de cara tanto al invierno como al verano.

ESTACIÓN TEMPERATURA
OPERATIVA (°C)
HUMEDAD
RELATIVA
VERANO 23 a 25 45...60
INVIERNO 21 a 23 40...50

Estos valores son “para personas con actividad metabólica sedentaria de 1,2 met, con grado de vestimenta de 0,5 clo en verano y 1 clo en invierno y un PPD entre el 10 y el 20%”, explica Ángel Sánchez de Vera Quintero. ¿Qué demonios significa todo eso?

En esencia, que hablamos siempre de una temperatura óptima de la calefacción para personas con ropas normales (no abrigo), sentadas o relajadas y un entorno climático normal.

Ah, y si en verano se recomienda una temperatura algo superior es porque llevamos ropa diferente. “Por ello el RITE indica que la instalación se mueva en un intervalo entre 21 y 25 ºC cuando la actividad es de 1,2 met y el clo varía entre 0,5 y 1”.

Temperatura óptima de la calefacción en situaciones especiales

Como ya hemos dicho, el confort térmico depende en gran medida de las personas que estén en la casa. Si, por ejemplo, convivimos con ancianos o niños, lo más seguro es que tengamos que ajustar un poco más la temperatura del termostato para que todos estén cómodos.

A ese respecto, el Departamento de Salud de Nueva York recomienda mantener una temperatura de entre 18°C y 24°C a nivel general, y nunca bajar de los 20°C en caso de convivir bajo alguno de los supuestos anteriores.

Esto no quiere decir que los más pequeños vayan a estar cómodos con ese calor en casa. Se trata de un baremo científico cruzado con un montón de variables que busca un consenso general. ¿Que no te convence? No hay problema.

Siempre podrás subir un poco más la calefacción. Lo único que debes tener en cuenta es que con ello gastarás mucho más dinero. Tal y como señala la OCU, “cada vez que aumentas en un grado el termostato, la factura de la calefacción se incrementa un 7%”.

Temperatura adecuada para la calefacción durante el día y la noche

Seguimos hablando del invierno. Como comprenderás no hace el mismo frío por el día que por la noche. Es lo que conocemos como “gradiente térmico”: la diferencia entre las máximas y las mínimas diarias.

En los meses más gélidos, este gradiente se dispara. Hay días en los que las máximas pueden alcanzar los 17°C -18°C, y después caer bajo cero durante la madrugada. Obviamente, pondrás la temperatura de la calefacción más alta por la noche. Es pura lógica.

Pues bien, IDAE nos dice que no es exactamente así. Aunque haga más frío por las noches, no tenemos las mismas necesidades térmicas porque nos encontramos arropados por el nórdico o las mantas de la cama.

Imagina tener que dejar toda la noche la calefacción puesta. Supondría un gasto de gas del todo inasumible. Por eso este organismo da dos recomendaciones bien claras dependiendo del momento del día:

  • 21-23°C durante el día
  • 19-17°C durante la noche

Además, IDAE recuerda que en caso de tener bebés o niños pequeños y residir en zonas de montaña o regiones especialmente frías “puede ser recomendable aumentar esta temperatura un grado. Es decir, 22-24°C por el día y 18-20°C por la noche).

Así que ya sabes, la próxima vez que vayas a encender los radiadores, asegúrate de ajustarlos correctamente. La temperatura adecuada de calefacción es aquella que te permita superar el invierno de forma cómoda y sin dejarte un dineral en las facturas.

En EnergyGO te podemos ayudar a surfear el invierno de la forma más sostenible e inteligente. Entra en nuestra web o llama al 900 622 700 y empieza a hacer uso de la electricidad sin preocuparte por la contaminación o la economía.

LO + TOP
Artículos relacionados