Desiertos para combatir el cambio climático: ¿es posible?

05 Junio 2024 11:00

La lucha por combatir el cambio climático lleva muchos años sobre la mesa y parece que va para largo. Hay varias líneas de actuación que suceden a la vez, aunque siempre se investiga para encontrar nuevas. Entre ellas, se encuentra la opción de usar los desiertos. ¿Realmente es posible?

De primeras, cualquiera podría pensar que los desiertos son lugares que le hacen daño al planeta o son perjudiciales por cualquier motivo. Sin embargo, esta idea está muy alejada de la realidad, ya que cumplen algunas funciones que ayudan a combatir el cambio climático.

Ojo, nada en exceso es bueno. La existencia de cierta cantidad de desiertos nos puede venir bien para luchar contra el calentamiento global, pero una desertificación desmedida acabaría con muchas especies y podría provocar un desastre.

Desiertos para combatir el cambio climático: ¿es posible?

Siempre hemos escuchado que el Amazonas es el pulmón del planeta y que los bosques cumplen una función increíble en el cuidado de la biodiversidad. Sin embargo, pocas veces se menciona algo bueno sobre los desiertos. Aprovechando este 5 de junio, Día Mundial del Medioambiente, ¡vamos a explicarte todos sus pros!

Es posible que incluso se les haya llegado a demonizar en cierto sentido, ya que apenas cuentan con plantas, los grandes artífices de la respiración del planeta y que podamos respirar aire puro.

Bueno, los desiertos también son necesarios para frenar el cambio climático, aunque a su manera. Como ya te puedes imaginar, cumplen otras tareas que no hacen los bosques o selvas.

Absorción del dióxido de carbono

Se ha descubierto recientemente que los desiertos son unos excelentes sumideros de carbono. Es decir, se encargan de absorber este gas para que no se queden en la atmósfera.

Ahora sabemos que, en función de la cantidad de dióxido de carbono que haya en la superficie, los desiertos serán capaces de absorber una parte proporcional del gas que aparezca, ya sea menor o mayor.

Para realizar el estudio, se inyectaron gases en un terreno desértico mediante unos tubos de plástico. Más tarde, se dedicaron a excavar para ver qué porcentaje de carbono había sido absorbido por la tierra.

Desiertos para combatir el cambio climático: ¿es posible?

De hecho, se establece que los desiertos podrían llegar a absorber hasta un 28% del dióxido de carbono que absorbe actualmente toda la superficie terrestre del planeta.

Por supuesto, hay que observar la evolución de estos terrenos conforme siga avanzando el cambio climático, ya que existe la posibilidad de que estas condiciones cambien en cualquier momento, ya sea por una modificación en las temperaturas o precipitaciones.

Fuente de energía renovable

Una de las grandes ventajas que se les puede encontrar a las zonas desérticas es que están muy expuestas a los fenómenos meteorológicos, como pueden ser las temporadas largas de sequía y sol.

¿Por qué es algo bueno? Este tipo de clima se puede aprovechar para que se instalen paneles solares o turbinas eólicas. De esta manera, se conseguiría energía limpia y no dependeríamos tanto de los combustibles fósiles.

Por supuesto, la instalación y mantenimiento del equipo necesario puede suponer un coste bastante elevado. Sin embargo, a largo plazo, es una solución a los problemas energéticos y ayuda a combatir el cambio climático.

Desiertos para combatir el cambio climático: ¿es posible?

Lo más probable es que sea necesario que estas centrales se compensen con otras. Por ejemplo, hidráulicas o nucleares, para que siga habiendo fuentes de electricidad, aunque las condiciones climatológicas de los desiertos cambien momentáneamente.

Como te puedes imaginar, este es un proceso lento. En primer lugar, hay que construir los elementos necesarios, transportarlos y luego comprobar que sigan operando bien en las condiciones establecidas.

Una vez que se hayan instalado y creado un mantenimiento apropiado, pueden ser una de las soluciones más eficaces para acelerar la descarbonización y apostar por la energía limpia.

Reflexión de la radiación solar

Los desiertos son mucho más lisos que los bosques, ya que no tienen árboles o arbustos grandes. Precisamente por eso, son muy eficaces para realizar la reflexión de la radiación solar.

Las ondas solares que llegan a nuestro planeta sirven para que se caliente y podamos tener una temperatura que permita la vida. Sin embargo, si esa radiación se queda de forma permanente, puede ser muy perjudicial.

Desiertos para combatir el cambio climático: ¿es posible?

La reflexión solar consiste en el rebote de estas ondas de vuelta hacia el espacio, en lugar de ser absorbidas. La forma de los desiertos concuerda con la necesaria para esta tarea.

Si no hubiese desiertos, o su número disminuye, es probable que esa radiación se quede en el planeta y haya que eliminarla con otro método diferente. Por lo tanto, debemos estar agradecidos de su existencia.

Como has podido ver, los desiertos cumplen varias funciones relevantes para el cuidado del medioambiente y pueden combatir el cambio climático a su manera, por lo que no es conveniente que desaparezcan.

También se puede estudiar la reforestación de algunas de estas zonas para que aumente el número de plantas. El mayor problema que nos encontramos con esto es que las condiciones climatológicas son muy exigentes.

De cualquier manera, es conveniente que cuidemos los desiertos de nuestro planeta y no intentemos hacerlos desaparecer. En ese caso, podríamos terminar por provocar una aceleración en el calentamiento global.

En EnergyGO sabemos mucho sobre energía y calentamiento global. Si quieres pasarte al lado más verde, entra en nuestra web o llama al 900 622 700 para que nuestros expertos te aconsejen la tarifa que mejor se adapte a ti.

LO + TOP
Artículos relacionados