Lectura de contador de luz: cómo se hace paso a paso

04 Mayo 2022 11:00 6 min

Hace algunos años la única forma que tenían las compañías eléctricas de saber cuánto habías consumido en el mes era recibiendo la lectura del contador de luz. Hoy la extensión de los contadores digitales telegestionados ha casi eliminado este trámite.

La comercializadora suele tener la información actualizada en tiempo real de los kW que estás consumiendo en el periodo de facturación. Por eso no te pide ningún dato y aún así sabe con exactitud la cantidad de luz que has utilizado en las últimas semanas. Rápido y sencillo.

Aún así todavía sigue habiendo muchos hogares con sistemas analógicos de toda la vida que sí que tienen que saber cómo leer el contador de luz. Ah, y aunque tengas uno más moderno, es posible que la compañía te lo pida en caso de errores en los datos.

Por eso sigue siendo interesante tener en mente este trámite. No te va a llevar más de 15 minutos y en muchos casos prevendrá de que termines pagando más por errores en la facturación. Si tienes que reclamar luego el esfuerzo va a ser mucho mayor.

Qué es la lectura del contador de luz

La lectura del contador de luz es una gestión que lleva a cabo el usuario en la instalación eléctrica de su propia casa para saber con exactitud cuánta electricidad ha consumido en el último periodo de facturación.

Estos datos en kWh se envían a la comercializadora para que pueda cargar el importe correcto por la energía utilizada. De no contar con la información, la compañía podría hacer una estimación según algoritmos propios o según los últimos consumos.

No hace falta que te digamos que en esa situación existen muchas probabilidades de que termines pagando más de lo que has consumido. Por este motivo es vital que sepas cómo leer el contador de luz. Incluso si es algo que no vas a terminar haciendo nunca.

Cuándo hay que leer el contador de luz

Por tener, todos los consumidores deben leer el contador de luz de sus hogares. La cuestión es que en la mayoría de casos es la comercializadora la que se encarga de hacer el trámite sin necesidad de mediación. Es el caso de los contadores digitales.

Lo que tendríamos que preguntarnos es en qué situaciones es necesario o recomendable. Y ahí sí que podemos mencionar cosas más concretas:

  • Usuario con contador analógico: La comercializadora contactará contigo para que realices la lectura del contador manualmente. Podrás enviarlo de distintas formas, y casi todas ellas con el ordenador o el propio móvil.
  • Problemas con la lectura automática: Si hay alguna incidencia en la recogida de datos, la compañía contactará contigo para que le facilites los datos de tu contador digital. El procedimiento es el mismo.
  • Facturación errónea: Puede que la comercializadora no te lo haya pedido, pero que al llegar la factura de luz a casa esta sea errónea. En ese caso puedes solicitar una revisión del importe entregando los datos de lectura del contador.

Quién tiene que hacer la lectura del contador de luz

¿Somos entonces nosotros los responsables de leer el contador de luz? Ya hemos dicho que no. Y en caso de que sí que lo seamos, la comercializadora tiene obligación de notificárnosolo por las vías de comunicación que se hayan estipulado.

Por ley es la distribuidora de tu zona la que tiene que hacer la lectura del contador a distancia para luego enviarle esos datos a la comercializadora. Esta calculará el importe a pagar en función del precio del kWh acordado, y emitirá la factura que te llega a casa.

Lectura de contador digital

En este caso lo normal es que no tengas que hacer la lectura del contador de luz porque la distribuidora ya los estará monitorizando en tiempo real gracias a la telegestión. En estos dispositivos la gestión también ofrece otras ventajas:

  • Lectura remota: sin necesidad de la asistencia de un técnico.
  • Medición de energía fantasma: El contador detecta la energía reactiva que no aprovechas pero que también pagas.
  • Registro del consumo por tramos: Además de la medición general por periodo de facturación, el dispositivo puede desglosar los datos por tramos horarios.
  • Ofrece un margen de error reducido: de entre el + 0.5% y el – 0.5%
  • Presenta un mínimo margen de error: entre el + 0.5% y el – 0.5%
  • Almacena datos adicionales: Además del consumo, el contador de luz digital registra otras variables relacionadas con picos, cifras relativas y absolutas, incidentes y hasta alarmas.

La medición en sí misma depende del modelo. Lo habitual es tener que pulsar un botón frontal o lateral, buscar en pantalla el código 1.18.1 y luego anotar el consumo en kWh. Con el código 1.18.0 verás el consumo total que se abonará en la factura.

En cualquier caso la comercializadora te indicará con detalle los pasos que debes seguir para leer el contador de luz, con imágenes y explicaciones muy sencillas. Así que no te preocupes.

Lectura de contador analógico

Hace unos años entró en vigor una ley que ponía en marcha la sustitución de todos los contadores analógicos de hogares españoles por contadores digitales. Esto, sin embargo, es un plan progresivo que todavía no ha cubierto la totalidad de las instalaciones.

Así que si tienes un contador analógico en casa no te alarmes. Eso sí, deberás hacer sí o sí la lectura manual para enviársela a la comercializadora. Lo habitual es que esta te notifique vía correo electrónico, llamada o SMS la necesidad de la gestión varias semanas antes.

¿Ofrece ventajas el contador analógico frente al contador digital en temas de lecturas? Aunque no te lo creas sí. Vale que tienen un margen de error de entre el + 2% y – 2%, pero la gestión para obtener el dato de consumo es mucho, mucho más sencilla.

Hablamos de hacer contacto visual con el propio dispositivo para consultar los dos dígitos que aparecen en los discos (una pequeña pantalla en el frontal). Eso sí, aquí solo se contabiliza el consumo de kWh total, sin discriminación horaria ni ningún otro filtro.

¿Qué necesito para hacer la lectura del contador de luz?

Los datos a aportar para hacer la lectura del contador de luz varían de una compañía a otra. De todas formas solo hay que aplicar un poco el sentido común para estar preparado a la hora de hacer la gestión. ¿A qué nos referimos? Pues a lo de siempre:

  • DNI
  • Número de CUPS
  • Nombre y apellidos
  • Dirección de domicilio
  • Foto o cifras del consumo registrado

Y si tienes alguna duda, no te cortes preguntando. En EnergyGO te lo ponemos fácil para que no haya errores en tu facturación. Entra en nuestra web o llama al 900 622 500 y ahí te ayudaremos para que el consumo de kWh sea el real que has registrado.

LO + TOP
Artículos relacionados