¿Qué es y para qué sirve el interruptor general IGA?

21 Septiembre 2021 11:00 6 min

Probablemente ya lo hayas utilizado en alguna ocasión sin ni siquiera saber que se trataba de él. Hablamos del Interruptor General o IGA, uno de los componentes más importantes y conocidos del cuadro eléctrico de todos los hogares.

Este, es junto al ICP o interruptor de control de potencia y el PCS o protector contra sobretensiones, uno de los elementos más útiles en el día a día. Por no decir el que más. ¿Sabes identificarlo?

La respuesta será con casi toda seguridad afirmativa, pero lo que no es tan habitual es conocer cómo funciona dicho interruptor ni qué precauciones hay que tomar a la hora de manejarlo. Sí, hay que seguir cierto protocolo.

Así que si no sabes de que te estamos hablando, o simplemente quieres conocer mejor cómo funciona la instalación eléctrica de casa, sigue leyendo.

¿Qué es y para qué sirve el interruptor general IGA?

El IGA es el interruptor al que acudimos para cortar la corriente general en caso de avería, o al que asistimos para levantar cuando ha saltado la luz. Es un componente de protección frente a posibles cortocircuitos y sobrecargas del sistema eléctrico.

Cuando se produce algo así, el IGA corta automáticamente la corriente evitando así que se produzcan accidentes. Cuando te quedas a oscuras en casa, no es por error ni capricho de la distribuidora, sino porque es la forma más segura de afrontar el incidente de turno.

¿Tengo yo este interruptor en casa? Sí, el IGA es obligatorio por ley desde hace casi dos décadas. El Real Decreto 842/2002 lo hizo estándar para instalaciones cuando las sobrecargas o los cortocircuitos tuviesen, al menos una intensidad de 4.500 amperios (A).

Esto es así, porque aunque haya otros componentes del cuadro que también son capaces de interrumpir la corriente, el IGA es el único que lo hace enfocado en la protección de la instalación en sí misma, y no otros factores individuales.

Además, también es el único interruptor que podemos manejar manualmente para cortar la energía. Resulta fundamental a la hora de hacer obras, manipular algún componente de la instalación, o irnos del hogar durante un periodo de tiempo prolongado.

¿Dónde está el IGA en un cuadro eléctrico?

Lo normal es que se ubique junto al ICP o interruptor de control de potencia, en la zona izquierda del cuadro. Suele ser fácil de identificar porque es más grande que el resto de PIAs y está algo separado.

Si tu cuadro es anterior al 2002, la posición del IGA podría ser diferente. En caso de que no lo encuentres, es recomendable que llames a tu comercializadora para dejarte asesorar. Lo recomendable será sustituirlo por uno más moderno que cumpla la normativa.

Los interruptores generales han de tener un mínimo de 25 amperios (A) de intensidad, y varían de formato dependiendo del tipo de instalación:

  • Monofásicas: las más habituales en los hogares. Aquí el IGA suele conformarlo dos palancas, y sus tensiones oscilan entre los 220 y 230 voltios.
  • Trifásicas: propias de oficinas y locales comerciales. Cuanto la instalación tiene tres fases y tres corrientes alternas, el IGA se coloca con tres palancas.

En caso de duda, solo tienes que recordar cuándo fue la última vez que te quedaste sin luz. En ese momento habría saltado el general del cuadro.

Diferencias entre ICP e IGA

Si has leído el artículo en el que hablamos del interruptor de control de potencia, te habrás dado cuenta de que tanto este como el IGA sirven para cortar la corriente en caso de picos de tensión. Y estás en lo cierto.

Es normal confundir al uno y al otro porque comparten una misma naturaleza. Sin embargo no son iguales, y de hecho, un cuadro no podría funcionar en el supuesto de que faltara alguno de los dos.

Pero entonces, ¿en qué se diferencian? Pues bien, mientras el ICP solo corta la corriente cuando se supera la potencia contratada, el IGA lo hace cuando existe peligro para la propia instalación. Eso, independientemente de lo que se tenga acordado con la comercializadora.

Es decir, que, si tienes una potencia muy baja contratada y la superas, el ICP te dejará sin luz, mucho antes de que la instalación haya llegado a su límite. Uno, por tanto, hace de cepo para el otro. Son una suerte de doble protección.

Ha saltado el general y me he quedado sin luz: ¿ahora qué hago?

A diferencia de lo que sucedía con el controlador de potencia, cuando salta el IGA lo más seguro es que detrás del problema haya un daño o una avería estructural. Es, así, la distribuidora la que tiene que solucionar la incidencia.

En cualquier caso, te bastará con abrir el cuadro eléctrico y volver a subir el interruptor para recuperar la luz. ¿Sigue saltando? Asómate al portal o por la ventana y comprueba que tanto tus vecinos como las farolas de la calle siguen teniendo luz.

Si está todo a oscuras, solo te quedará esperar a que los responsables de la red pongan remedio al problema que te ha dejado sin luz. Cuando este problema se repite con frecuencia, lo más seguro es que tú también tengas algo que ver.

Se recomienda evitar no enchufar muchos aparatos a la instalación al mismo tiempo para reducir la carga que soporta el IGA, y subir la potencia contratada con la comercializadora. Al fin y al cabo si el culpable es el ICP, te estarás quedando sin suministro igual.

¿Puedo sustituir el IGA manualmente?

Aunque no recomendamos manipular personalmente la instalación por peligro de electrocución, la realidad es que el IGA se puede reparar y hasta comprar en determinados establecimientos.

Los precios van, desde los 5-6 euros de los modelos más sencillos, hasta los más de 80 euros de las marcas más reconocidas o especializadas. Para tu casa no es necesario que desembolses tanto dinero, pero sí que prestes atención a varias cosas.

La primera es el amperaje. Recuerda que por ley debe tener 25 amperios en su ficha técnica. Pregunta al dependiente del establecimiento para que te muestre solo aquellos IGA que puedes instalar.

Puedes cotillear en Internet sobre las diferentes marcas que fabrican este componente, y ver cuál tiene mejor o peor reputación. De todas formas, ya te adelantamos que la experiencia de uso varía mucho de un caso a otro.

¿No tienes ni idea de cómo sustituir un interruptor general? Entonces es mejor que ni lo intentes. Olvídate de mirar tutoriales en Youtube y ponte en contacto directamente con algún electricista experto para que lleve a cabo la reparación por ti.

En EnergyGO queremos que conozcas cómo funciona la instalación eléctrica de tu casa, pero también que no corras ningún peligro en el día a día. Por eso te ofrecemos la mejor información del mundo de la energía.

Y por eso también te presentamos una oferta irresistible, tanto para ti como para el medioambiente. Entra en nuestra web o llama al 900 622 700 y hazte con una energía 100% limpia y nacional.

Además, hasta el próximo 30 de septiembre, si decides dar el paso disfrutarás de un descuento de 50 euros en tu factura de la luz, repartidos en 5 descuentos de 10 euros al mes durante los primeros cinco meses desde la activación.

LO + TOP
Artículos relacionados