Techo verde: precio, instalación y beneficios de ahorro

08 Abril 2022 13:35 8 min

No es solo una moda para los que quieren montarse un huerto en el jardín. Un estudio de Technavio asegura que lo del techo verde moverá unos 7800 millones de euros de aquí al año 2025. En Estados Unidos, Singapur o Japón son todo un fenómeno de sostenibilidad.

En Alemania, por poner un ejemplo más cercano, se estima que el 10% de las nuevas construcciones ya son así. Pero ojo, no es ninguna novedad relativa al cambio climático. Hace siglos los babilionios ya empapelaban techos y paredes con vegetación.

Si queremos hablar del techo verde moderno, eso sí, hay que irse 60 años hacia atrás, cuando los avances tecnológicos permitieron a la arquitectura jugar de nuevo con este concepto. Y ya enfocado a la sostenibilidad y el ahorro de energía.

Hoy nos topamos con proyectos tan locos como el del centro comercial Vallco en Cupertino (California). Ahí se está construyendo Rise, un complejo de 4.000 millones de dólares con cientos de tiendas, miles de viviendas y, claro, 12 héctareas de techo verde.

techo verde

¿Tiene sentido tanto bombo? En España asociaciones como Comunidad Verde (Madrid) o ASESCUVE (Barcelona) ya están respondiendo con un "sí" rotundo a esa pregunta. Pero es normal que tengas dudas.

En este artículo te contamos todo lo que debes saber sobre el techo verde; tanto sus beneficios como su valor dentro de las grandes ciudades. Si te gusta ver verde entre los edificios, sigue leyendo.

Qué es un techo verde

No tiene mucho misterio. Un techo verde es una superficie ajardinada que sirve de cubierta para un edificio. Ojo, porque techo verde no es ni un tejado lleno de macetas, ni una superficie de color verde. Hablamos de una capa de jardín pura y dura.

Para esto se utilizan tecnologías específicas que cambian por completo la metodología tradicional de construcción (tampoco es cubrir las tejas con hierbas). En este tipo de cubiertas solemos encontrar la misma estratificación del suelo que en un huerto. O parecida:

  • Vegetación
  • Suelo
  • Capas de drenaje
  • Barreras de impermeabilización
  • Sistema de irrigación

Como ya supondrás, no todos los edificios son aptos para instalar un techo verde. Por eso es más normal encontrarlos en determinados complejos institucionales, en proyectos de nueva construcción o en viviendas únicas pensadas desde el enfoque passivhaus.

Beneficios del techo verde

El techo verde supone abrir un abanico inmenso de posibilidades para superficies que en un origen solo cumplían un objetivo: aislar interiores. Depende mucho de la configuración del proyecto, pero en este tipo de cubiertas se puede hasta plantar frutas y verduras.

Los beneficios del techo verde son muy variados y respaldan por igual a ciudadanos, comunidades y medioambiente. En todos los casos nos referimos a unas ventajas con clara orientación hacia la sostenibilidad y el ahorro de recursos.

Ciudadanos

Si estás pensando en ahorrar energía, lo mejor que puedes hacer es apostar por un techo verde. Ya sabes que el aislamiento es una de las claves para recortar la factura eléctrica y del gas porque por ahí se nos va un tercio del presupuesto energético.

Pues bien, esta cubierta cumple un propósito aislante muy especial que no pueden replicar ni los materiales más modernos y tecnológicos del mercado. Es el milagro de la naturaleza actuando sobre el gradiente térmico de las viviendas.

  • Control de la temperatura: El techo verde reduce las diferencias térmicas gracias a la evaporación de agua, la fotosíntesis y la capacidad de la vegetación de almacenar calor de su propia agua extraída del ambiente. Esto ofrece protección contra microfisuras y contra la radiación ultravioleta.
  • Reducción del consumo energético: Está relacionado con lo anterior. Al mantener la temperatura estable todo el año, disminuye nuestra dependencia de la calefacción y de los aparatos de aire acondicionado.
  • Aumento del valor catastral: El techo verde es una modificación importante de la vivienda que repercute directamente en su valor de cara al mercado inmobiliario. También resulta interesante, por tanto, desde el punto de vista financiero.
  • Protección de infraestructuras: El fundamento base del techo verde es reducir dependencias. Además de la energética, está la que tiene que ver con el mantenimiento. Un edificio equipado así invertirá menos en reparaciones del tejado.
techo verde

Ciudades

Aquí tenemos que hablar principalmente de la isla de calor. Así se denomina el efecto de acumulación de calor que se da en las zonas urbanas. En Estados Unidos, donde hay grandes zonas kilométricas sin un trozo de verde, es un auténtico problema para la salud.

La isla de calor se da porque el hormigón y el resto de materiales de construcción de las ciudades absorben muchísima radiación solar. Durante las noches, estos no pueden disipar el calor y aumentan las temperaturas medias.

techo verde

Los rascacielos, por ejemplo, generan tantas reflexiones horizontales que producen el llamado efecto cañón; el suelo y los edificios circundantes alcanzan temperaturas extremas durante los meses más cálidos del año.

Las ciudades con islas de calor tienen una temperatura media unos 4ºC más elevada que las que no sufren ese efecto. Y los techos verdes, como imaginarás, pueden ayudar. Estos acumulan la radiación igual que el hormigón, pero luego devuelven el calor.

Dejando esto de lado, el techo verde también tiene otros beneficios para las ciudades (no por nada los gobiernos y las empresas apuestan por él):

  • Control de la humedad: la elevan en verano a través de la fotosíntesis, y la pueden regular en episodios críticos invernales a través del rocío. La humedad es más homogénea durante todo el año.
  • Reducen las boinas y las emisiones de CO2: las plantas absorben CO2 y emiten O2 a través de la fotosíntesis. Se calcula que 1 m2 de techo verde puede absorber unos 5 kg de CO2 al año. Llenar las ciudades de techos verdes es limitar sus impactos medioambientales.
  • Limpian el aire: Ya no es solo el dióxido de carbono. Los techos verdes son capaces de filtrar el polvo y las partículas de suciedad que se quedan en suspensión en el aire. Estas se pegan a las hojas y luego son arrastradas al suelo con la lluvia.
  • Retención y depuración de aguas pluviales: Los techos verdes acumulan el agua de las precipitaciones, reduciendo la carga de los sistemas de alcantarillado en al menos un 70%. Además, a través de la biofiltración natural impiden que los contaminantes lleguen a ríos y suelos.
  • Reducción de ruido: El techo verde ayuda a regular la contaminación acústica típica de las ciudades, mejorando la calidad de vida de todos los habitantes.

Cómo hacer un techo verde

El techo verde más profesional cuentan con una lámina de geotextil antirraíces bajo la capa de tierra para que no se produzcan filtraciones de arena que estropeen los drenajes.

También cuentan con paneles de nódulos moldeados para acumular agua y así alimentar a las plantas, y con láminas aislantes bastante sofisticadas que impiden la deformación del techo y el enfriamiento de la vivienda. ¿Cuánto cuesta todo esto?

  • Precio techo verde: entre 400 y 450 €/m2

No es una instalación nada barata, pero piensa que conseguirás amortizarla en unos pocos años. De todas maneras, existe la posibilidad de hacer un techo verde "casero". Lo entrecomillamos porque podrías necesitar ayuda, y porque tendrás que comprar cosas.

Advertencias

  • Intenta que la pendiente del techo verde sea inferior a 10º (ideal menos de 2ºC): a partir de ahí se complica la instalación y necesitarás ayuda de un técnico.
  • Realiza un estudio de soporte: El techo verde pesa entre 60 y 15 kg/m2. Para saber si tu tejado lo podrá soportar, la única opción es acudir a un arquitecto. Este contemplará también situaciones de carga por agua o nieve.
  • Valora instalar refuerzos: Hay viviendas que no son aptas, pero que gracias a la colocación de soportes de madera son capaces de portar un techo verde sin problemas.

Instalación

Resumiendo, vas a necesitar una membrana impermeable, sustrato (tierra) y vegeración (las distintas especies). La idea es crear un sándwich de materiales como el que ya hay en el propio suelo de la naturaleza.

  • 1 - Membrana impermeable: puedes poner una o dos capas (esta segunda resistente a raíces). Debe ir en una sola pieza y tener un groso aproximado de 1 milímetro. Únela al techo con sellador estándar no sin antes marcar dónde irán las coladeras y las salidas.
  • 2 - Drenaje: El techo verde debe ser capaz de librarse del agua acumulada. Para eso te recomendamos que instales salidas de desagüe en las áreas cercanas al marco contenedor (los bordes). Si ves que el agua no fluye, eleva la superficie con piedras pequeñas. El paso a las canaletas ha de quedar siempre libre.
  • 3 - Sustrato: Elige uno ligero y bajo en nutrientes, con un grosor de entre 8 y 20 centímetros. Ojo, no vale la tierra de jardín porque es demasiado pesada. Prueba a hacerla tú mismo con siete partes de material inorgánico y tres de material orgánico.
  • 4 - Siembra: Toca plantar las especies. Lo puedes hacer con tapetes presembrados o sembrando retoños/semillas directamente en el sustrato. Ten en cuenta que las plantas preparadas deben llevar al menos 4 meses de crecimiento previo. Funcionan bien las especies alpinas y las flores silvestres. Consulta antes.
  • 5 - Toques finales: Durante la siembra no tenga miedo de ir cortando las macetas para que encajen en las bandejas contenedoras. Es aconsejable ir marcando con lápiz para después seccionar. Asegura los bordes al techo y riega.

Si has evitado los monocultivos y decidiste empezar el proyecto del techo verde en primavera u otoño, que sepas que tendrás más probabilidades de éxito. El mantenimiento luego es muy sencillo.

Basta con que en verano te asegures de regar bien. En caso de ser nuevo, riega solo cuando hayan pasado al menos 6 semanas sin lluvias. ¿Qué más? Vigila las salidas de desagüe y revisa el crecimiento general de las plantas. Si no funciona puedes volver a plantar.

Combina tu techo verde con la energía 100% limpia y nacional de EnergyGO para tener un combo de sostenibilidad totalmente ganador. Entra en nuestra web o llama al 900 622 500 y empieza a ahorrar y a proteger el medioambiente.

LO + TOP
Artículos relacionados