Bomba de calor por aerotermia: ¿sistema de aire o de agua?

30 Mayo 2024 11:00

Es complicado mantener la casa a buena temperatura. Uno de los métodos más efectivos y que mucha gente usa es la bomba de calor por aerotermia, ya que presenta varias ventajas. Ahora bien, una vez te hayas decidido por ella, te toca elegir: ¿sistema de aire o de agua?

Cualquiera de los dos te puede venir muy bien si quieres mejorar la eficiencia energética de casa y reducir tu impacto medioambiental. Ahora bien, lo más probable es que tengas poca idea de cómo funcionan o las diferencias que presentan.

No te preocupes, te hemos preparado toda la información que deberías saber antes de decantarte por una de estas bombas de calor por aerotermia. Esto incluye qué son, su funcionamiento y la inversión que tendrás que hacer al principio.

Bomba de calor por aerotermia: ¿sistema de aire o de agua?

Una bomba de calor es, como su propio nombre indica, una herramienta que se encarga de transferir la energía calorífica entre diferentes habitaciones o salas. Está muy de moda por su gran eficacia.

Este sistema se puede usar tanto en invierno como en verano y funciona al extraer el calor de un lugar para pasarlo a otro. Aprovecha la segunda Ley de la Termodinámica, que establece que una fuente cálida es prioritaria sobre una fría.

En este caso, con la aerotermia se hace eco de la temperatura del exterior de la casa. En verano, el proceso es el siguiente: la máquina coge el calor de la calle, calienta un líquido que tiene dentro y la energía térmica termina por entrar en la habitación.

Dentro de las bombas de calor por aerotermia, nos podemos encontrar con varias modalidades. Los sistemas más extendidos son los de aire y los de agua, cada uno con sus propias ventajas.

Bomba de calor por aerotermia aire – aire

Este es el sistema más extendido ahora mismo al hablar de aerotermia. Su funcionamiento es sencillo, ya que toma el calor exterior para usarlo en el interior de la vivienda.

En invierno, aprovecha el aire externo y lo calienta en su interior. Sin embargo, en verano hace lo contrario, lo enfría para que la habitación esté más fresca en todo momento.

La mayor pega que se le puede poner a este sistema es que únicamente trabaja con el aire disponible. No hay posibilidad de que se use para el agua caliente sanitaria ni nada del estilo.

De todas formas, eso no quita que sea una opción superefectiva, con cero emisiones perjudiciales para el medioambiente. Otro de los puntos positivos que añade es que la inversión inicial es muy baja.

Bomba de calor por aerotermia aire – agua

Podríamos considerar este sistema como el siguiente paso dentro de la aerotermia, ya que expande un poco sus posibilidades y se puede usar para algunas tareas más.

El sistema aire – agua no calienta la vivienda a través del viento externo, sino que aprovecha un circuito de agua por el camino. De esta manera, el líquido es el que aumenta de temperatura y posteriormente se reparte por toda la casa.

Utilizar un sistema de agua tiene sus ventajas, ya que podrás utilizarlo para conseguir agua caliente sanitaria, además de mejorar la temperatura. Los radiadores pueden servir para esto.

Este tipo de aerotermia es incluso más eficaz que el anterior y se suele usar también con suelo radiante. En contraparte, uno de los puntos más negativos es que su instalación es algo más cara.

Principales diferencias entre el sistema aire – agua y el sistema aire – aire

Como ya has podido ver, por mucho que los dos sistemas sean aerotermia, tienen diferencias claras y un modo de trabajo algo distinto. Eso no quita que ambos estén entre los más recomendados.

La diferencia más clara que podemos encontrar entre los dos sistemas es que en uno de ellos se calienta el aire de la calle, mientras que en el otro se hace lo mismo a un líquido.

Por otro lado, pero muy relacionado, también varían los usos. El sistema aire – aire solo se puede utilizar como calefacción o aire acondicionado, mientras que el que otro se puede aprovechar también para calentar agua.

En último lugar, no nos podemos olvidar de los costes de instalación que tienen ambos sistemas. El de aire – aire es más económico que el de aire – agua, aunque ninguno de ellos es realmente barato. Son una inversión a largo plazo.

Ahora que sabes todo esto, ¿cuál deberías comprarte? En nuestra opinión, una bomba de calor que tenga un sistema de aire – agua te puede venir mejor, ya que va a ser más polivalente.

Sin embargo, si no quieres o no puedes afrontar la inversión de uno de estos sistemas, te puedes quedar con el de aire – aire. Sigue siendo mucho más eficiente que el resto y no será tan caro.

En EnergyGO queremos ayudarte a reducir tus facturas mensuales y aumentar la eficiencia energética. Si estás interesado, entra en nuestra web o llama al 900 622 700 para que nuestros expertos te aconsejen.

LO + TOP
Artículos relacionados