Por qué la caldera no funciona: causas y soluciones

14 Enero 2022 12:00 7 min

Ni ese 4% de la población española que ya tiene en sus casas una moderna caldera de condensación está libre de las averías. Aquí no importan ni los avances tecnológicos ni el nivel de consumo ni ninguna otra acción llevada a cabo por los inquilinos. Es un tema de servicio técnico.

¿Quién no se ha quedado nunca un par de días —o incluso semanas— sin agua caliente ni calefacción en invierno? A todos nos suenan estos problemas porque son muy habituales en todos los tipos de calderas. El error de fabricación siempre está ahí.

Es decir, que aunque los fabricantes sigan estrictos controles de calidad, durante la fabricación siempre se acepta un margen concreto de error del que más tarde se desprenderán las averías que vemos en casa.

El otro causante de este quebradero de cabeza es la obsolescencia programada. ¿O más bien deberíamos decir, el capitalismo? Si las calderas no se estropeasen nunca, entonces muchas empresas se irían a la quiebra y miles de personas acabarían en la calle.

Para eso las marcas prevén ciertas calidades y decisiones de diseño que tienden a dar errores en un número reducido de productos. Vamos, que si tu caldera no funciona es simple y llanamente por mala suerte. Hay sorteos en los que no queremos ganar y ese es uno de ellos.

Por suerte hay solución. Es verdad que en la mayoría de ocasiones vas a tener que llamar al servicio técnico, pero no está demás poder identificar la avería por ti mismo. ¿Tu caldera no se enciende? Vamos a ver por qué.

Mi caldera no funciona: averías más frecuentes

Que si la presión, que si fugas de agua, que si problemas electrónicos; si tu caldera no funciona puedes ir cogiendo una libreta y chequear los principales focos en los que se suelen dar las averías más frecuentes.

No nos lo inventamos. Son datos que ofrecen las propias empresas dedicadas a ofrecer servicio técnico a los clientes; tanto las especializadas como las fabricantes, que se reservan un departamento para cubrir este tipo de servicio.

A la caldera le falta presión

Se debe a un fallo en el vaso de expansión, a que hay aire en los radiadores, que el intercambiador de calor no funciona bien o que la llave de llenado está fallando.

La caldera pierde de agua

Viene derivada justo de lo contrario. Es decir, un exceso de presión. Puede ser por la válvula de seguridad, porque el purgador está obstruido o simplemente porque hay una fuga en el circuito.

La caldera no arranca

Enciendes el grifo y notas cómo la caldera no se pone a funcionar. Se suele deber a una falta de presión o de gas, a que no está bien enchufada, o tanto a la sonda de temperatura como al detector de caudal.

La caldera no calienta agua

Si escuchas como está funcionando pero sin embargo no termina de calentar el agua. Esto habitualmente tiene como causante la válvula de tres vías (desviadora). Pieza fundamental para regular el gas y el paso del agua.

La caldera no tiene calefacción

Es uno de los fallos más molestos porque generan incertidumbre. Se puede deber a un mal funcionamiento del termostato, a la mencionada válvula de tres vías o incluso a la bomba de calefacción si la hay. ¿Has chequeado que los radiadores están abiertos?

"El led de la muerte"

Se trata de un piloto rojo que se enciende en el panel de control y que indica desde falta de gas hasta un exceso de presión, una mala combustión, demasiada temperatura, problemas en el sensor e incluso escasez de agua.

No hay llama en la caldera

El causante es el quemador, la pieza que prende el gas, vaya. Es una de las averías más problemáticas porque puede estar causada por una gran cantidad de factores.

Quizás sea la bujía, que no genera chispa, o a lo mejor no hay presión suficiente en la propia red de gas (hablamos de gas natural, claro). A veces se producen anomalías en el electrodo de detección/encendido, y en otras ni siquiera llega el gas al quemador.

Cuando uno de los muchos sensores falla, el sistema electrónico de la caldera bloquea el funcionamiento por seguridad. Imagínate lo peligroso que es que la relación de aire-gas no sea la adecuada, que el quemador esté mal conectado o que falle el pulsador de rearme.

La caldera se enciende sola

Lo primero en lo que vas a pensar es en un fallo de la centralita, pero hay muchos otros sospechosos. Empezando por el termostato y siguiendo por el presostato; pieza que cierra y abre el circuito eléctrico dependiendo de la presión.

Sin meternos en tecnicismos complicados te diremos que también puede deberse al sistema de microacumulación, a que el sistema antibloqueo de la bomba no está bien o simplemente a la presencia de burbujas de aire en el circuito.

¿Qué hago si mi caldera no funciona?

Enciendes la ducha y descubres que no tienes agua caliente; pones la calefacción y al rato te das cuenta de que los radiadores están fríos. Antes estas situaciones, lo primero que has de hacer es dirigirte a la caldera.

Mira el panel de control y observa si aparece algún tipo de código numérico intermitente. Esa es la primera señal de que hay una avería. A veces el fabricante indica con una pegatina en el lateral de la caldera, la terminación que te obligará a llamar al servicio técnico.

En otras puede que el número no sepas lo que significa. Lo normal es que en el manual de instrucciones o en la ficha técnica venga un listado con los distintos códigos de error. Eso es lo que mirará el profesional cuando vaya a tu casa a reparar la caldera.

¿Cómo sabe el sistema electrónico qué código debe mostrar en pantalla? Muy fácil, utilizando una serie se sensores colocados en sitios estratégicos del circuito y las conexiones de agua y gas. A saber:

  • Sensor de presión del aire
  • Sensor de humos
  • Sensor de presión del agua
  • Sensor de temperatura de calefacción
  • Sensor de temperatura de ACS

De todas formas siempre puedes llamar directamente al servicio técnico y comunicar ahí el código que aparece en la pantalla. Ellos sabrán qué hacer, aunque eso sí, te tocará pasar unos cuantos días sin calefacción ni agua caliente.

Tendrás mucha suerte si es solo un problema de la presión y la puedes solucionar abriendo la llave situada bajo la caldera. Lo recomendable suele ser mantener los bares entre 0,8 y 1,2, pero varía dependiendo del modelo.

La caldera no funciona: ¿tiene garantía?

Al comprar una caldera de gas estás aceptando una serie de coberturas que vienen amparadas tanto por normativas nacionales como comunitarias. En España te protege el Real Decreto 1/2007, de 16 noviembre, entre muchos otros.

Lo que tienes que sabes es que, como usuario, dispones de medio año (6 meses) para comunicar tus quejas al vendedor. Eso sí, siempre y cuando puedas demostrar que el problema ya estaba presente en el mismo momento de la instalación.

¿Y qué hay de la garantía? La reciente modificación de la Ley General de Defensa de los Consumidores obliga a los fabricantes a ofrecer tres años de garantía como mínimo para calderas vendidas a partir del 1 de enero de 2021. Eso incluye a todas y cada una de sus piezas.

Si tu instalación es más antigua, deberías consultarlo con la marca. Por norma general suelen ser uno o dos años de cobertura. Claro que, sigue habiendo empresas que ofrecen hasta 10 años de garantía para los modelos más premium.

Ese es justo el plazo de tiempo obligatorio durante el que el fabricante debe mantener la existencia de piezas de reparación y de un servicio técnico (adecuado). A partir de ese momento podría dejar de fabricar tu caldera.

Igualmente, debes tener mucho cuidado con lo que haces. Hacer un uso inadecuado del aparato podría dejarte sin cobertura. Lo mismo aplica para problemas ocasionados por fenómenos medioambientales o por sobrecargas eléctricas.

¿Quieres estar tranquilo con el mantenimiento de tu instalación? Entonces asegúrate de que por ella solo circula energía 100% limpia como la de EnergyGO. Entra en nuestra web o llama al 900 622 700 y protege tu calefacción durante el invierno.

LO + TOP
Artículos relacionados