Top 5 electrodomésticos de la casa que más consumen

23 Junio 2021 11:00 7 min

En el último siglo la capacidad productiva española no ha dejado de aumentar, y con ella la demanda de energía. El consumo de electricidad de un hogar en los años 60 no pasaba de la radio, la nevera y unos pocos más aparatos.

En la actualidad la dependencia hacia la tecnología ha ido multiplicando los números que reflejan la factura, hasta convertir a este tipo de energía en el bien más importante que hace funcionar a las sociedades.

Así, aunque en los últimos años se ha producido una desaceleración de la tendencia alcista, en 2019 España seguía consumiendo un 85,27% más de energía que tres décadas antes; un total de 239 TWh.

¿Cómo te afecta a esto a ti? Lo más probable es que para leer este artículo estés utilizando o bien un ordenador o bien un móvil/tablet que previamente has tenido que cargar en el enchufe de casa.

Este es solo uno de los muchos gastos a los que nos enfrentamos en el día a día. A ello hay que sumar el consumo constante del frigorífico y el congelador, la lavadora, el lavavajillas, la televisión y un largo etcétera.

Pese a esta dependencia de la electricidad, aún hoy no muchas personas saben qué electrodomésticos son los que más consumen. Una información, que por otra parte, resulta vital para ahorrar.

Quédate por aquí si quieres saber qué enchufes te están saliendo más caros en este momento. ¿Ha llegado la hora de renovar cierto aparato? ¿Perseguimos poco a poco la energía más limpia posible?

consumo electricidad horno

Todo depende de la potencia

No es lo mismo un aparato de grandes dimensiones que una pequeña herramienta que solo conectas en situaciones muy concretas. Para saber cuánto consume un electrodoméstico hay que conocer su potencia, o al menos una cifra aproximada.

Por lo general los pequeños electrodomésticos que realizan acciones mecánicas como batir o trocear, tienen potencias bajas”, explican desde IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía).

Eso deja fuera del ranking al cepillo de dientes eléctrico o la afeitadora. Los aparatos que utilizan la temperatura para funcionar no corren tanta suerte. “Los que producen calor (plancha, tostadora, …etc.) tienen potencias mayores y dan lugar a consumos importantes”.

Entre unos y otros nos encontramos con que el 55,2% de la energía total consumida proviene de ellos. Muy por detrás queda la luz (11,2%), la cocina (9,2%), los aires acondicionados (7,5%) y la calefacción (7,4%).

Curiosamente, la partida más importante del consumo es sobre la que más control tenemos. Nosotros decidimos qué modelo de secador comprar o qué funciones deseamos aprovechar en el lavavajillas.

Por eso desde EnergyGO queremos darte unas pistas de los artículos que más consumen. Toma nota y estudia bien las fichas técnicas de los electrodomésticos antes de hacerte con ellos (sí, aunque sean más o menos bonitos).

5 - Secadora

Por suerte no son muy comunes en los hogares españoles. Decimos esto porque este electrodoméstico tan tradicional de zonas con mucha humedad (y de Estados Unidos en general) consume mucho más de lo que puedas pensar.

Ocupa el quinto puesto del ranking de IDEA con un 3,3% del total del consumo de energía que se llevan estos aparatos. De ahí que solo se recomiende su uso “en situaciones de urgencia o cuando las condiciones climatológicas no permitan el secado tendiendo la ropa al sol”.

¿Qué podemos hacer para ahorrar? Lo primero de todo, centrifugar siempre la ropa bien antes de introducirla en la secadora. “Tras un centrifugado de 1.000 rpm queda un remanente de humedad del 60%”.

Además de eso, es conveniente:

  • Priorizar las secadoras de gas por encima del resto.
  • Trabajar siempre a carga completa.
  • Separar la ropa ligera de la de algodón.
  • Limpiar el filtro de vez en cuando y revisar el orificio de ventilación.
  • Utilizar el programa “punto de planchado” si se cuenta con él.

4 – Lavavajillas

¿Lo pones todos los días aunque no esté lleno? Pues tienes que saber que el lavavajillas supone el 6,1% del consumo de electricidad de un hogar. Está en el cuarto puesto del ranking por encima de otros aparatos.

Ahora bien, eso no significa que sea más económico lavar los platos a mano. “El 90% de su consumo se produce en el proceso de calentar el agua. Sin embargo, hay estudios que demuestran que es más económico (en agua y energía) lavar la vajilla en ellos que fregando a mano”.

Se puede poner tranquilamente, pero siempre y cuando sigamos una serie de recomendaciones.

  • Elige un tamaño adecuado: en función del número de personas que lo vayan a usar.
  • Utilízalo solo cuando esté completamente lleno: si hay algún plato suelto, lávalo a mano.
  • Limpia bien los restos secos de alimentos antes de introducir la vajilla.
  • Si hay que aclarar antes, hazlo siempre con agua fría.
  • Utiliza programas económicos o de baja temperatura.
  • Limpia frecuentemente el filtro y controla el abrillantador y la sal.

3 – Horno

Aunque el horno a gas consume mucha menos energía, la realidad es que son bastante más frecuentes los hornos eléctricos. Este es uno de los reyes del hogar, con más peso en la factura.

Su elevado consumo, un 8,3% del total, se corresponde a la generación de calor mediante energía eléctrica. Eso sí, como se utiliza de forma esporádica, no consigue desbancar al otro electrodoméstico que ocupa el primer puesto del ranking.

Como el resto de productos, cuenta con etiquetado de eficiencia energética. Ya de por sí eso te va a ayudar mucho a elegir el horno más eficiente. Pero no es lo único a tener en cuenta para ahorrar:

  • No abras el horno mientras está en funcionamiento: pierdes —como mínimo— un 20% de la energía acumulada cada vez que lo haces.
  • Cocina el mayor número de alimentos posibles a la vez.
  • No precalientes el horno si la cocción no supera la hora de duración.
  • Apaga el horno un poco antes de que acabe la cocción para aprovechar el calor residual.
  • Prioriza los hornos de convección a la hora de comprar: estos “favorecen la distribución uniforme del calor, ahorran tiempo, y por tanto gastan menos energía”.

2 – Lavadora

No es extraño que con la llegada del nuevo sistema de discriminación horaria, muchas personas hayan bromeado con la idea de ponerlo de madrugada para ahorrar unos cuantos euros.

La lavadora es el segundo electrodoméstico que más electricidad consume en el hogar: un 11,8% del total. “La práctica totalidad de las viviendas españolas disponen de una lavadora y, por término medio, se utiliza entre 3 y 5 veces por semana”.

Eso la convierte en una de las principales dianas del ahorro. ¿Qué hay que saber principalmente? Que la mayor parte de la energía que consumen (entre el 80 y el 85%) se utiliza para calentar el agua.

Empezando por ahí, lo interesante será siempre utilizar programas que manejen temperaturas no muy elevadas. Además de eso:

  • Prioriza la etiqueta clase A de lavado para consumir menos.
  • Trabaja siempre a carga completa: puedes apostar por modelos que tienen programas de media carga muy eficientes.
  • Apuesta por lavadoras con sonda de agua: “miden la suciedad del agua y la cambian hasta que sea necesario hacerlo”. Con ello gastan mucha menos agua y energía.
  • Utiliza programas de baja temperatura: excepto para ropa muy sucia.
  • Aprovecha el sol para secar la ropa.
  • Entre utilizar una secadora o centrifugar, quédate siempre con lo segundo.
  • Usa descalcificantes y limpia regularmente el filtro.

1 – Frigorífico

Por fin llegamos al culpable de los sustos a final de mes. El frigorífico, sí él solito, ya se encarga de comerse más de un tercio del consumo total de la casa (un 30,6%). No porque demande mucha energía, sino porque se pasa las 24 horas del día encendido (no hay más remedio).

Al tener un uso continuo presenta un consumo muy apreciable, aunque su potencia no sea muy grande: unos 200 W, frente a un secador de pelo que puede llegar a alcanzar potencias de 2.000 W”. ¿Qué podemos hacer para ahorrar?

El principal enemigo de la nevera es el hielo y la escarcha (empeora el aislamiento). Hay modelos que son no-frost, pero otros que no. En cualquier caso, se puede:

  • Compra el frigorífico del tamaño que necesites según tu demanda.
  • Sitúa la nevera en un sitio fresco y ventilado: alejado de fuentes de calor.
  • Límpialo al menos una vez al año: también por detrás.
  • Descongélalo hasta que el hielo tenga menos de 3mm de espesor.
  • Comprueba que las gomas de las puertas están en buenas condiciones.
  • No introduzcas nunca alimentos calientes.
  • Descongela la comida del congelador en la nevera: aprovecharás su frío.
  • Mantén el termostato en una temperatura de 5 grados.
  • Abre la puerta lo menos posible.

En EnergyGO no solo te damos la información que necesitas para ahorrar energía, sino que además te ofrecemos la electricidad limpia y barata que te permitirá rebajar la factura de la luz. Entra en nuestra web o llama al 900 622 700 y empieza a aprovechar de verdad tus electrodomésticos.

LO + TOP
Artículos relacionados