Mejores trucos para mantener la casa caliente en invierno

07 Enero 2022 - Actualizado 09 Febrero 2023

No basta con tener una caldera de condensación de última generación. Ni tampoco con gastarse un dineral en mejorar el aislamiento de casa. La clave para ahorrar calefacción en invierno consiste básicamente en ponerla el menor tiempo posible.

Pero claro, no vale recortar la factura de la luz y el gas pasando frío. Afrontamos la cuestión pensando en la temperatura de confort; esa que te va a permitir pasar el invierno sin tener que andar por casa con el plumas por encima.

Y entonces ¿qué demonios hacemos? Aunque no lo creas, la mayoría de esfuerzos en este sentido no implican —casi— ningún gasto. Hablamos nada más y nada menos que de mantener la casa caliente. Exacto, si lo que emiten los radiadores no se escapa, necesitarás menos energía para estar cómodo.

Este otro enfoque es igual de válido que el referente a la tecnología para ahorrar calefacción durante los meses de más frío. Y por eso queremos tratarla con detalle en este mismo artículo. Resumiendo: ¿cómo mantener la casa caliente en invierno?

Despeja los radiadores

Vamos a suponer que cuentas con ventanas climalit o similares y que no se te escapa todo el calor por ahí. Lo decimos porque normalmente los radiadores suelen estar próximos a las propias ventanas. Es así por el tema de la convección y de que el aire caliente pesa menos que el aire frío.

Dicho eso, procura que los emisores tienen vía libre para calentar las estancias. No es raro encontrar viviendas en las que hay muebles, sofás y todo tipo de objetos delante de los radiadores. ¿Qué sentido tiene eso? Estarás perdiendo calor de forma absurda.

Sella puertas y ventanas

Cuidado, no nos referimos a cambiarlas por otras más modernas porque eso implicaría reforma y mucha inversión. Hablamos de sellarlas con una pistola de silicona sencillita (y cordones para las uniones de cerco-pared y cerco-ventana).

Otra alternativa es utilizar masilla de poliuretano sobre las fracturas y grietas que veas en techos y paredes. Estas son muy fáciles de detectar cuando son grandes, pero ¿qué pasa son muy reducidas? Tu mejor aliado será la vela o el mechero.

Acércalo a la zona sospechosa y atiende a la llama. Si se apaga significa que por ahí está entrando viento del exterior. Realizar los apliques adecuados no requiere de ningún profesional y te va a permitir mantener la casa caliente ahorrando hasta un 40% de la calefacción consumida.

¿Qué hay del suelo?: apuesta por las alfombras

Aunque las veas como simples objetos decorativos, la realidad es que las alfombras originalmente siempre han sido materiales aislantes. Porque sí, a través del suelo también se escapa el calor (en algunos más que en otros).

No es necesario que coloques una alfombra en todas y cada una de las estancias de la casa. Hazlo solo si quieres una decoración barroca. La idea es que las sitúes en aquellas zonas en las que pasas más tiempo; junto al sofá, próximo a una encimera, etc. Ah, y prioriza la lana como material aislante estrella.

Para ahorrar calefacción no te olvides de las paredes

¿Creías que no se puede mejorar el aislamiento de las paredes? Pues te equivocas. Hace tiempo ya hablamos aquí mismo de las fachadas ventiladas y SATE. Esa es la opción integral, la que requiere reformas. La gratuita pasa por las estanterías.

Así, tal cual. Una pared llena de estanterías o muebles grandes pierde menos calor que una desnuda. Los cuadros no te van a ayudar mucho, así que prioriza este tipo de mobiliario. Y si puedes, coloca muchos libros en él; reducirán tanto el frío como el ruido.

aislante pared estantería

Cortinas sí, pero no de cualquier tipo

Las cortinas pueden ser decorativas, aislantes o las dos cosas. Si estás pensando en comprar unas, deberías ir a por la última opción. Ten en cuenta que cuanto más gruesa sea la cortina, mejor mantendrá el calor del interior de la estancia y más frenará el frío de la ventana.

En cuanto a materiales, los plásticos como el PET asilan muy bien contra el frío, y los PVP hacen lo propio con el ruido. Hay alternativas naturales como la lana o el muletón igual de válidas. Eso sí, piensa en al menos 3 capas de grosor.

Realiza mantenimiento sobre las persianas

Te proponemos un experimento. ¿Recuerdas lo que te hemos explicado hace un rato de sellar puertas y ventanas? Bien, vuelve a coger el mechero y ahora dirígete hacia la caja; el componente que está en la parte superior interna de la ventana, donde se enrolla.

Seguramente se te apague la vela. Es normal. Normalmente no realizamos ningún tipo de mantenimiento de las persianas a pesar de que gracias a ellas conseguimos ahorrar entre un 10% y un 20% de la calefacción. Revísala y llama a un técnico si lo necesitas.

Burletes y cojines para retener las fugas en puertas

Tus abuelos no se equivocaban. Los cojines de puertas funcionan muy bien como aislantes para mantener el calor de casa. Vale que a lo mejor no son lo más estético del mundo, pero te ayudarán a ahorrar calefacción por unos 5 - 10 euros.

La alternativa son los burletes; más sofisticados e igual de útiles para evitar que entren corrientes de aire por debajo de la puerta. Se venden de madera, aluminio, espuma o PVPC. Elige el que sea adhesivo para colocarlo más fácilmente y asegúrate de que la holgura a cubrir es menor de 20mm.

No es magia ni ingeniería. A la pregunta "¿cómo mantener la casa caliente?" respondemos: con ingenio. Todo vale para mejorar el aislamiento de casa y poder apagar la calefacción antes. Hasta priorizar el color negro sirve en la misión.

Después ya solo te quedará asegurarte de que cuentas con una materia prima de calidad. Entra en nuestra web o llama al 900 622 700 sírvete de electricidad 100% limpia y nacional de EnergyGO para pasar este invierno.

LO + TOP
Artículos relacionados