Cómo reducir tu factura en invierno con la luz y la electricidad

22 Diciembre 2021 13:00 6 min

Subidas de precios mayoristas, inflación general de productos, nuevos confinamientos, pocas horas de luz al día, frío: este año todos los astros se han combinado para terminar formando una vorágine de gasto energético que ahoga a millones de familias en España.

Basta con tomar los datos de REE para percatarse del problema. Cada vivienda consume una media de 270 kWh/mes de electricidad. Es decir, unos 3.272 kWh al año. ¿Qué pasa en invierno? Pues que en enero se dispara a casi 350 kWh y en febrero a unos 300 kWh.

Mirando el precio medio de la electricidad en noviembre de 2021 (el último de referencia), podemos hacernos una idea de lo que vamos a pagar, como mínimo, en las facturas de los próximos meses. Decimos como mínimo, porque los precios han seguido subiendo desde entonces.

CONSUMO FACTURA
MEDIA 270 kWh 52,22 euros
ENERO 350 kWh 67,70 euros
FEBRERO 300 kWh 58,02 euros

Hablamos siempre de aproximaciones, obviamente. La OCU por ejemplo eleva esa cifra hasta los 95,94 euros (un 59% más que hace un año), para una vivienda con 4,6 kW de potencia contratada y 292 kWh de energía consumida.

Aquí entra en juego tanto el tamaño de la vivienda como el clima de la ubicación, la calidad del aislamiento y de los aparatos eléctricos y hasta la orientación. Vamos, que es difícil dar en la diana para cada cliente.

El caso es que la subida de los costes energéticos es evidente. Por eso este año es más importante que nunca concienciarse para aprender a ahorrar en invierno. Y no, como ya te estarás imaginando, eso no pasa simplemente por cambiar la caldera o ceñirse a los tramos horarios.

Vamos al grano. ¿Cómo ahorrar en la calefacción? ¿Cómo ahorrar con la nevera y la lavadora? ¿Hay si quiera acaso alguna posibilidad de ahorrar energía estos meses de frío?

Si quieres ahorrar energía, vigila de cerca el consumo fantasma (stand by)

Cuando uno se pregunta “cómo ahorrar energía” lo último que se le pasa por la cabeza es hacerle caso a esas lucecitas que andan todo el día encendidas por la casa. Total, seguro que cuestan muy poco dinero.

Pues sentimos decirte que te equivocas. Al ser muchas y estar las 24 horas del día chupando electricidad, terminan suponiendo un trozo de tarta muy a tener en cuenta en la factura anual. Exactamente se lleva al año el 10,7% de todo el consumo energético de la vivienda.

Eso equivale a unos 3600 kWh/año. Así que recuerda: la energía más barata es la que no se consume. Acabar con este “consumo fantasma” es bien sencillo. Lo primero que has de hacer es identificar los pilotos en standby. Después:

  • Apaga los electrodomésticos y aparatos una vez hayas terminado de utilizarlos: desconéctalos completamente y desenchúfalos de la corriente.
  • Utiliza regletas con interruptor: de esa forma te evitarás el paso tan molesto del cable.
  • Apuesta por enchufes inteligentes: podrás programar el funcionamiento de los aparatos para evitar que se queden encendidos cuando no estás en casa.

Haciendo todo esto puedes llegar a ahorrar hasta 120 euros al año. No olvides que cuanto más suban los precios del mercado energético, mayor será el ahorro. De hecho esto ya te supone el doble de dinero que hace justo un año.

Electrodomésticos sí, pero para ahorrar energía siempre de manera eficiente

Duplicas lavadoras, pones varias veces al día el lavavajillas y tienes todo el día el frigorífico funcionando a marcha forzada para enfriar los kilos y kilos de comida de Nochebuena y Nochevieja.

En invierno el consumo de los electrodomésticos también se dispara.

Esto se debe principalmente a que apostamos más por los programas con cierta temperatura; justo los que más impacto tienen en la factura. Por eso desde EnergyGO te recomendamos que no dejes de lado un frente que supone más del 50% del gasto energético total.

Es verdad que la nevera es el electrodoméstico que más consume, pero las estrategias de ahorro deben aplicarse a todos y cada uno de los aparatos. Haciéndolo podrás recortar el 75% del consumo de la lavadora (unos 255 kWh) y el 55% de lo que le toca al lavavajillas en la factura del gas (246 kWh).

¿Utilizas secadora? Que sepas que puedes eliminarla por completo de tus hábitos diarios, recortando el total de los 270 kWh aproximados de consumo anual que supone. En total y al año, tus ganancias en cuanto a ahorros quedarían así:

  • Hasta 300 euros de ahorro: en una casa en la sierra de Madrid con 2 adultos y 2 niños.
  • Hasta 1000 euros: en un piso de valencia con 2 adultos.

Ten en cuenta que son cifras orientativas, pero que no han dejado de aumentar en el último año. Para ello lava la ropa con agua fría (programa ECO), seca la ropa en el tendedero o pon el lavavajillas solo con la carga llena, y sin la función de secado.

Cómo ahorrar en la calefacción

Ya sabes que la calefacción es la partida energética que más impacto tiene en las facturas. Casi el 50% de lo que pagas al año se corresponde a esos aparatos o sistemas con los que haces tu vivienda confortable durante el otoño y el invierno.

En una vivienda unifamiliar situada en una zona fría de España, con dos adultos y dos niños, el consumo de gas puede llegar a alcanzar los 12.000 kWh al año de energía. En un bloque ubicado en clima templado con dos adultos y calefacción eléctrica, hablaríamos de 3600 kWh/año.

¿Se puede ahorrar energía con la calefacción? Se puede. Además de dar prioridad al gas por encima de la electricidad (es más barato), puedes:

  • Programa horarios: recortarás un 10% del consumo de calefacción.
  • Reduce la temperatura del termostato: con la zona de confort bien controlada —bajando una media de 2 grados— puedes ahorrar hasta un 18% en calefacción.
  • Aísla puertas y ventanas: un aislamiento de calidad te permitirá calentar lo mismo con menos energía. Concretamente con un 10% menos de calefacción.

Siguiendo estos consejos lograrás un ahorro de hasta 230 euros de calefacción en vivienda unifamiliar de clima frío y hasta 1000 euros en piso de clima templado. No olvides que la calefacción en invierno es siempre un arma de doble filo.

No hemos mencionado ni los tipos de radiadores, ni el tema de la calderas ni el simple hecho de que puedes ponerte más abrigo en lugar de encender la calefacción. Y lo mismo para la luz: sí, las Navidades son una época de celebración, pero con precaución lo será el doble.

Hay que pensar que los costes energéticos están por las nubes, y que en estos momentos todo esfuerzo que hagamos para recortar nuestras facturas se verá multiplicado con respecto a lo que hubiéramos conseguido hace un par de años.

En EnergyGO te podemos ayudar en tu misión de ser más sostenible desde casa y ahorrar energía. Entra en nuestra web o llama al 900 622 700 y acompaña todos estos esfuerzos con una energía 100% limpia y nacional. No dejes que el invierno te vacíe los bolsillos.

Además, si decides dar el paso, hasta el próximo 10 de enero puedes disfrutar de un descuento de 30 euros divididos en tres facturas, 10 euros cada mes para activaciones nuevas.

LO + TOP
Artículos relacionados