¿Qué potencia eléctrica necesita mi negocio o empresa?

30 Noviembre 2021 12:00 7 min

Que si nuevas tarifas eléctricas, que si discriminación horaria, que si subidas de los precios energéticos y ayudas públicas; desde que acabó la pandemia el sector no ha dejado de acumular novedades. Sin embargo, siempre que se hablan de ellas se hace pensando en los hogares.

Es normal, al fin y al cabo son el grueso de la clientela y el fin último del Gobierno. Pero ¿qué pasa con las empresas? Los miles de pymes que operan en España han visto cómo sus costes energéticos, y por tanto, su competitividad, se veía alterada.

De hecho, la principal culpable de que haya una inflación preocupante en todo el mundo no es otra que la subida de la luz; a las empresas les cuesta más hacer funcionar su maquinaria y tener electricidad en los locales, y eso lo repercuten sobre el precio de los productos.

Por eso, ante una situación tan volátil e incierta como la actual resulta más importante que nunca como empresario preguntarse lo siguiente: ¿qué potencia necesita mi negocio? Parece una pregunta sencilla pero resulta mucho más complicada de responder que en una vivienda.

Y es que, al margen de intuiciones o inercias subjetivas, escoger la potencia eléctrica pasa por calcular el número de máquinas, picos de demanda, tamaño de la plantilla y hasta horarios de apertura. Con esto nos sale una ecuación a resolver más que complicada.

La cosa se pone aún más difícil si tenemos en cuenta que no existe una potencia eléctrica específica para pymes. Se puede escoger tanto la misma tarifa que tienes en casa como otra con unos términos superiores.

Todo eso es lo que vamos a explorar en este artículo. Descubre qué potencia necesitas y evita enfrentarte a cortes de luz que puedan lastrar tu competitividad.

¿Qué potencia necesita mi negocio?

Es aplicar los factores que ya hemos visto en la elección de la potencia eléctrica para viviendas, pero extrapolada al contexto empresarial. Ya te puedes hacer a la idea de las variables que tienes que manejar:

  • Tipo de actividad: no es lo mismo tener una panadería con sus hornos todo el día encendido, que una tienda de ropa en la que solo enfrentas la propia luz del local. Puedes estudiar a la competencia o preguntar a socios de tu mismo sector para salir de dudas.
  • Dimensiones del local/oficina: a más metros mayor demanda energética. Es puro sentido común. Si no quieres pagar por tanta potencia entonces piensa en el teletrabajo o en un local más pequeño.
  • Número de trabajadores: es especialmente importante en oficinas porque cada uno de ellos necesitará operar con un ordenador y hace uso de una serie de aparatos electrónicos.
  • Número de aparatos/electrodomésticos: esto también es aplicable a fábricas y otras instalaciones primarias. Todo el mobiliario mecánico repercute sobre la potencia eléctrica. Puedes calcularlo mirando todas las fichas técnicas y sumando.

Calcular la potencia eléctrica necesaria con el porcentaje de simultaneidad

A todo lo anterior debemos sumar el conocido como “porcentaje de simultaneidad” (también se le llama factor o coeficiente pero refiere a lo mismo). Es decir, la cantidad máxima de aparatos que pueden coincidir encendidos al mismo tiempo en la instalación.

El diccionario de ingeniería de la Universidad de Salamanca lo define como “el cociente entre la potencia eléctrica máxima que puede entregar una instalación eléctrica y la suma de las potencias nominales de todos los receptores que pueden conectarse a ella”.

Sumamos lo que consumen nuestros hornos (siguiendo el ejemplo de la panadería), el microondas, el congelador, la nevera, las cafeteras y el resto de aparatos. La cifra resultante será por la que dividiremos la parte que se supone va a estar funcionando al mismo tiempo.

El cociente entre esa parte y la suma de las potencias de todos los receptores es el coeficiente de simultaneidad, que es, por tanto, un número real positivo menor que 1”. A ese resultado se le suele además añadir un margen por cuestiones de seguridad.

Para calcular el porcentaje de simultaneidad normalmente las empresas suelen acudir a un técnico profesional. Hay que tener en cuenta que es un dato muy importante para no quedarte corto con la potencia eléctrica.

¿Qué potencia contratar para un negocio?

Cuando ya tengas la demanda aproximada de electricidad podrás acudir a la comercializadora que quieras para exponer la situación. Esta te recomendará la contratación de una u otra tarifa. A grandes rasgos las opciones serán:

  • Tarifa de acceso 2.0: potencia inferior a 10kW
  • Tarifa 2.1: potencia de entre 10 y 15kW
  • Tarifa 3.0: potencia superior a 15kW

Escoger dependerá en último término del tipo de local que tengas. No hay una receta universal porque cada caso es único. Aunque de forma general sí de puede hablar de que los restaurantes necesitan más de 15kW, las tiendas de alimentación 5kW y las cafeterías entre 10 y 15kW.

Si eres autónomo y trabajas desde casa o tienes una oficina pequeña, lo normal es que tengas suficiente con una Tarifa 2.0 (un ordenador necesita una potencia de entre 200 y 250 W), y si tienes una empresa o local pequeño, deberías apostar por una Tarifa 2.1

En caso de apostar por la tarifa 3.0, al firmar el contrato recibirás un maxímetro. Este aparato medirá tu consumo y potencia demandada en cada periodo y evitará que salten los plomos aunque te excedas. El sobrante luego lo pagarás de acuerdo con si estás en el mercado libre o no.

Al margen de esto, antes de decidirte por una potencia eléctrica para tu negocio, estudia si tienes instalación monofásica o trifásica. Después te quedarás con un tramo concreto de la potencia normalizada (regulada por ley desde 2006 y actualizada en 2018).

Instalación Monofásica

Instalación Trifásica

1.15 kW

3.464 kW

2.3 kW

6.928 kW

3.45 kW

10.392 kW

4.6 kW

13.856 kW

5.75 kW

17.321 kW

6.9 kW

20.785 kW

8.05 kW

24.249 kW

9.2 kW

27.713 kW

10.35 kW

31.177 kW

11.5 kW

34.641 kW

14.49 kW

43.648 kW

¿Cómo saber si tengo la potencia que necesita mi negocio?

Tan perjudicial es pasarse con la potencia eléctrica contratada como quedarse corto. En el primer caso estaremos pagando todos los meses de más, con el perjuicio competitivo que eso supondrá para tu empresa (asumirás costes fijos más elevados sin repercutir beneficio alguno).

¿Te quedas corto? Eso significa que sufrirás saltos constantes. Y no, no es lo mismo quedarse sin luz en casa —cosa que podemos solucionar con calma y unas velas— que en un negocio en el que no se puede interrumpir la actividad por cuestiones logísticas.

Para saber si tienes la potencia eléctrica adecuada en tu pyme puedes observar dos cosas: las últimas facturas de la luz y el histórico de potencias máximas registradas.

  • Factura de la luz: en cada uno de estos documentos verás el número de kilovatios demandados en ese periodo de facturación. Si el resultante siempre es muy inferior al término de potencia (concepto fijo), significa que tienes más potencia de la necesaria. Y al revés.
  • Potencias máximas registradas: en la app de tu comercializadora podrás revisar el histórico de potencias para saber si los kW consumidos se ajustan al límite que te has puesto con el término de potencia.

Elige la potencia que necesita tu negocio con EnergyGO

Simple, práctico y flexible para todo tipo de empresas. En EnergyGO te ofrecemos la posibilidad de contratar la tarifa que demanda tu negocio en 5 minutos y sin coste alguno. No tendrás que recibir técnicos ni hacer papeleos.

Podrás elegir entre una tarifa que se ajuste a los nuevos tramos del sistema de discriminación horaria o quedarte con una alternativa fija que evitará esa volatilidad de precios dependiendo del momento del día. Si tienes un horario fijo de apertura quizás te interese la primera.

tarifas energygo

“Y ¿por qué iba a elegir EnergyGO?”, te puedes preguntar. Bien, al contratar tu tarifa y elegir una potencia eléctrica para tu negocio con nosotros conseguirás ahorrar un 17% de media en tus facturas.

No nos lo inventamos nosotros, es la estimación que nos sale tras utilizar el comparado de tarifas eléctricas de la CNMC a fecha de septiembre de 2021. Traducido a euros esos son unos 200 euros al año.

Ah, y por si todo esto no fuera suficiente, además reducirás tu contaminación. Concretamente dejarás de producir unas 300t de CO2 al año solo por pasarte a la energía 100% limpia y nacional de EnergyGO. Entra en nuestra web o llama al 900 622 700 y da el paso.

LO + TOP
Artículos relacionados