Cómo ahorrar energía en el teletrabajo en pocos pasos

19 Enero 2022 12:00 6 min

Cuando el cambio de hábitos no es posible, la única alternativa para ahorrar energía pasa por lanzarse de cabeza hacia la sostenibilidad. No es lo mismo sustituir el microondas por el horno al cocinar, que tener todo el día encendido el ordenador por el teletrabajo.

Este nuevo modelo productivo impulsado por la pandemia y las posteriores restricciones sanitarias supone asumir todo el consumo energético que antes soportaba la empresa. Y, claro, eso no sale gratis.

Es normal subestimar este aumento del gasto porque al fin y al cabo hablamos de actividades cotidianas pero prolongadas en el tiempo. ¿Qué daño puede hacer un calefactor pequeñito encendido toda la mañana? Pues mucho cuidado.

De acuerdo con un estudio de Lucera, durante el confinamiento el consumo se disparó por encima del 20% a causa, entre otras cosas, del mencionado teletrabajo. De hecho, aunque ahora parezca haber casi desaparecido, todavía se deja reflejar en un 10% de incremento inusual.

¿Cuánto consume de luz una casa en la que hay teletrabajo? Es complicado de saber porque depende de muchos factores (tipo de tarifa, potencia instalada, horas de consumo), pero se puede hablar de aproximadamente un 30% más que en las que no se opera rde forma remota.

Por eso, además de exigir un aumento de sueldo a la empresa para afrontar estos gastos (ya contemplados en la nueva normativa), resulta interesante adoptar una serie de estrategias. Solo así podrás ahorrar energía en el teletrabajo.

¿Qué consume más en el teletrabajo?

Como siempre, para recortar el gasto de las facturas antes hay que identificar los principales focos de gasto. Lo primero que se te va a pasar por la cabeza es el propio ordenador de trabajo, pero hay otras muchas cosas a tener en cuenta.

  • Radiador/calefactor: especialmente durante los meses de invierno. Si es un aparato eléctrico, mantenerlo encendido todo el día para aplacar el frío matutino supondrá un importante sobrecoste energético.
  • Cargadores: tanto del ordenador como del móvil (o móviles). Su impacto es reducido pero no por ello hay que dejarlo fuera de la ecuación de ahorro.
  • Bombillas: aunque tengas luz natural, es probable que termines manteniendo más luces encendidas de lo normal para mejorar la visibilidad mientras operas.
  • Router: sí, este dispositivo encargado de proporcionarte la conexión que necesitas para teletrabajar, también consume energía.
  • Aire acondicionado/ventilador: es la contrapartida a la calefacción cuando teletrabajamos durante los meses de verano. El aumento del consumo mensual puede ser muy importante porque lo mantendremos encendido durante las horas más caras del día.
  • Ordenador: no podía faltar el protagonista de la fiesta. Normalmente un portátil siempre va a consumir menos que un PC de sobremesa, pero quizás la empresa no te permita elegir. Esta va a ser tu mayor partida de gasto después de la calefacción.
  • Impresora: da igual que no la estés utilizando en todo momento. Mantenerla encendida por si lo necesitas ya supondrá un incremento del gasto en la factura.

Cómo ahorrar energía en el teletrabajo

El principal obstáculo que te vas a encontrar a la hora de intentar ahorrar energía en el teletrabajo es la continuidad. Es decir, la obligación de seguir consumiendo con ciertos aparatos durante toda la jornada laboral. Y claro, esta suele coincidir con las horas a las que la electricidad está más cara.

La lavadora la puedes poner a las 12 de la noche para aprovechar la hora valle, pero el PC del trabajo lo tendrás a todo rendimiento durante la media mañana y las horas centrales de la tarde: un verdadero problema para tu bolsillo.

De ahí que cuando hablamos de recortar el gasto operando desde casa, lo hagamos asumiendo que vamos a terminar consumiendo más electricidad queramos o no. La cuestión es cuánta. Ahí sí tenemos capacidad de actuación.

La luz natural es tu mejor aliada

Instálate cerca de una ventana para poder aprovechar la luz natural durante la mayor cantidad de horas posibles. Todo el tiempo que puedas retrasar el encendido de la luz será dinero que estarás ahorrando.

Te va a resultar interesante estudiar la orientación de la casa, ya no solo por el tema de la calefacción, sino por buscar aquella fachada a la que le impacten más rayos de sol durante las horas de tu jornada laboral.

Abrígate bien

No se trata de estar con el plumas dentro de casa, pero sí de no estar todo el día en pijama y con los pies descalzos. Al cabo de unas pocas horas lo más seguro es que te hayas quedado destemplado y que vayas de cabeza a encender la calefacción.

Para ello trata de abrigarte bien desde el principio. Cálzate si puedes o ponte unos calcetines de lana bien gordos. Por lo demás, una sudadera de invierno con una o dos capas adicionales por debajo, debería servirte para sobrevivir. A medida que vayas recibiendo luz te irás acomodando.

Aprovecha la discriminación horaria (cuando puedas)

Obviamente, no vas a poder dejar de teletrabajar entre las 10:00 y las 14:00 horas. Lo que sí está en tu mano es intentar trasladar otras actividades relacionadas fuera del tramo de hora punta matutino.

Nos referimos a que comas a partir de las 14:00 horas y que procures no aprovechar para poner la lavadora o el lavavajillas mientras trabajas; la tentación es alta pero debes aferrarte al desplazamiento de hábitos en favor de la noche. Cuando finalices tu jornada (18:00 horas aproximadas), ya podrás plantearte esas tareas.

Apuesta por las bombillas LED

Ya te las hemos vendido en otras ocasiones, pero no está demás volver a recordarlo. Las bombillas LED consumen en torno a un 80% menos de energía, duran 5 veces más y no emiten ningún calor frente a las alternativas tradicionales. Todo ventajas para el teletrabajo.

Eso sí, ten en cuenta que estos modelos te van a costar bastante más que las bombillas de toda la vida. Por eso te recomendamos que no sustituyas si quieres todas las de casa; solo aquellas que vas a necesitar tener encendidas para trabajar.

Configura tu ordenador

Es algo a lo que muchas personas no suelen prestarle la atención necesaria. El equipo de trabajo no deja de ser como el ordenador que tienes en casa. ¿Y eso qué significa? Pues que dispone de modos de ahorro de energía muy interesantes para el teletrabajo.

Quizás no necesites tanto brillo en la pantalla para el día a día. Si te levantas del sitio procura apagarla, y no te olvides de chequear todos los periféricos; pueden quedarse encendidos incluso cuando apagas el ordenador al final de la jornada.

¿Cuánto consume un ordenador de sobremesa? IDAE nos dice que supone el 7,4% de toda la demanda de electricidad que hacemos al año con aparatos. Ahí es nada. Haciendo una media, por día funcionamiento te puedes gastar unos 0,174 euros.

La mejor tarifa eléctrica para el teletrabajo

Con la actualización del sistema de peajes del pasado junio, los usuarios pasaron a adoptar un mismo sistema tarifario por discriminación horaria. Hasta ahí todo bien. Peor ¿sabías que puedes contratar dos potencias distintas? Esto es clave para el teletrabajo.

Entiende que durante tu jornada laboral lo único que tendrás encendido será el ordenador y los dispositivos asociados, por lo que una potencia estándar te servirá bien. Por la tarde-noche, cuando empiece el festival de electrodomésticos, has de intentar apostar por más kW.

Si aún así tienes dudas, en EnergyGO contamos con una tarifa eléctrica para negocios que te va a servir de mil maravillas durante tu periodo de teletrabajo. La puedes contratar en 5 minutos, sin visitas ni trámites físicos, sin cortes de luz y con múltiples herramientas para controlar el gasto.

¿Lo mejor de todo? Que si lo prefieres puedes renegar de los tramos horarios para pagar durante todo el día lo mismo por tu luz. Entra en nuestra web o llama al 900 622 700 e infórmate sobre el servicio que necesitar para ahorrar energía en el teletrabajo.

LO + TOP
Artículos relacionados